En tan solo un minuto y 50 segundos los astados de la ganadería de Passanha han completado el recorrido de la manga del encierro de San Sebastián de los Reyes, en el día de la fiesta del Cristo de los Remedios. Ese ha sido el tiempo del que han dispuesto los 1.200 corredores para disfrutar de un encierro “modélico”, en palabras del director técnico del encierro, Eduardo Flores.

En todo momento los astados han ido arropados por los mansos, lo que no ha impedido que a lo largo del recorrido haya habido dos heridos leves: una mujer joven por una caída al comienzo de la calle Estafeta, y un hombre en la calle Real Vieja que ha sido alcanzado por un toro recibiendo un puntazo por debajo de la rodilla. Este último fue trasladado al quirófano de la Plaza de Toros y tras ser intervenido ha sido dado de alta inmediatamente.

Eduardo Flores ha destacado en la rueda de prensa posterior al encierro, “la templanza de los animales, que aunque han hecho el recorrido en un buen tiempo, siempre han estado amparados por los cabestros y hasta llegar a la plaza han tenido un comportamiento noble, lo que ha permitido que los corredores pudieran disfrutar de unas carreras sin percances ni momentos de especial peligro”.

Las gradas del encierro de Sanse, los encierros de Madrid, han estado repletas, con sus 1.035 plazas al completo.