Miki Leal y su individual muestra, “Dandy´s Match”, abre de la mano de WeCollet, primer club nacional de coleccionistas, y en un emblemático edificio de La City, el referente español del Arte contemporáneo.

 

Y es que ser el primero en algo, siempre cuesta. Pero es verdad que los sueños, bien pensados, pueden cumplirse. Y la satisfacción entonces es enorme. De ello sabe bien, Enrique del Río, fundador y CEO de WeCollet, asesores especialistas en Arte. “Gestionar una colección es tan importante como generarla”, reconoce. Y con su nuevo proyecto Country Hall Gallery, en la capital del Támesis, copa hasta ahora un vacío, fuera de nuestras fronteras, en lo que al mercado del Arte contemporáneo patrio se refiere.

El proyecto, made in Spain, secuela de Castellana 22, responde, con 800 m2 diáfanos, a una creciente “necesidad por parte de profesionales, críticos y comisarios españoles” de difundir nuestro talento, no tan reconocido, creativo artístico. Sin olvidar el business plan de expansión internacional del club guía de clientes privados y corporativos en compraventa e inversión artística.

No hay que olvidar que Londres, junto a Nueva York, marca las pautas del mercado. Las cifras está ahí, con sus peculiaridades, claro está, y entresijos, “la logística es muy importante”, que bien conoce este joven y experto e ilusionado equipo. “Para mí es una ciudad conocida, he vivido aquí una temporada y no me supone un cambio de esquema muy radical”, afirma del Río.

Situada a escasos metros del céntrico puente de Westminster y la ya mítica noria London Eye, en un emblemático edificio de 6 plantas, bajo el diseño de Knott Ralph, arquitecto del siglo XX, e inaugurado por el monarca Jorge V, se despliega este escaparate artístico cultural de estilo barroco eduardino, y antigua sede del Consejo del Condado y del Gran Londres, para dar soluciones y cabida a todos aquellos artistas españoles y latinos, como eje principal de esta aventura.

“Es como jugar en otra liga, en la Champions”, reconoce su gestor. “Aquí es dónde están los grandes coleccionistas. Donde se respira Arte. En cada esquina hay una galería… Llena. Hay openings casi todos los días del año Donde se compra por tradición y por convicción. Donde los museos y las fundaciones están innatos” en el ADN de la sociedad, no especializada, dato importante.

Lo que le convierte en un mercado muy atractivo. “El arte en Londres forma parte del día a día de las personas”, arguye del Río. Que ya ha empezado a

circular en este complicado circuito, con la presencia de la muestra, en solitario, del sevillano Miki Leal y su “Dandy´s Match”. Uno de los embajadores de la pintura española actual.

Es éste concepto de elegancia masculina, actualizado, toda una sensación que aparece, como una constante, en su carreara artística. Y sienta las bases de sus futuros trabajos, pictóricos y en escultura.

Una actitud apasionada,” donde se plasma la armonía, a través de un estudiado factor sorpresa”, como señala el comisario Alberto Martín. Un diálogo siempre reinante entre pasado y presente. Elegancia en la ejecución, de lo que no se ve, pero trasluce en la imagen, como no podía ser de otra manera, en un escenario tan brit

KtniFz70

Pero si hay algo relevante en su obra es el papel que juega el espacio a los que hace referencia. “En ellos plantea diferentes retos, niveles de juego ya sea a través de los tejidos, el diseño, los medios, los libros, las películas. Vinilos, elementos de cerámica o fotografías”. A los cuales trata de conferir otro significado a través de su técnica.

Cabe destacar así, uno de sus más recientes campos ilustrativos, el tenis. Convertido, a través de la pintura o la cerámica, “en un terreno ya no de juego, sino de diálogo entre autor y observador”. Y que expresan “el

acto en sí de su creación cultural, sus signos y símbolos, y la manera de representarlos”.

Una sinergia entre figuración y abstracción que va más allá y permite reflexionar sobre los límites del espacio pictórico y sus modos de representarlo. Y dónde las líneas, la geometría, el color, la textura, juegan un papel decisivo.

El carrusel de exposiciones se completa con un cartel de grandes figuras que Eduardo del Río reconoce, con cierta desilusión, “han triunfado ya, pero no se les ha dado la importancia que merecen” y ahora se darán cita en esta su casa.

Es el caso de Beatriz Dubois, que a su corta edad, ya se aprecia en colecciones privadas y estará presente, en diciembre, con “Hablar”, y sus particulares collages. Fragmentos de fotografías, de pequeño y gran formato, que plasman la relación entre el individuo y la naturaleza, en busca de su identidad, y desafían al espectador al contemplarlo.

Referencias visuales que destacan la importancia para la creadora de la simbiosis entre texto y palabra. Sin pegamentos, cosidos, donde la literatura se torna visual para dar paso a la reflexión en sí de la obra. Un ejercicio de observación íntima Palabra e imagen se funden. Y cómo el espectador las interpreta, consume y digiere.

A la joven promesa madrileña le seguirán David Rodríguez Caballero, Carla Cascales e Irma Laviada, entre otros. 2019 abrirá con Abraham Lacalle y posterior Elena Alonso. Todos ellos talentos ya consagrados, pero sin atisbo en el mercado británico. Performance, talleres temáticos, cursos, charlas completarán la oferta artística de esta sede cultural, en la actualidad, centro de negocios, exposiciones, representaciones teatrales y conciertos.

Una apuesta humilde, pero arriesgada. Consolidar esta galería es el presente objetivo. “Es un mercado con una feroz competencia, pero no imposible”, afirma su CEO. Sin prisa, pero sin pausa. Y ahora es el momento. “Es divertido estar rodeado de los grandes como Gagosian, Saatchi, Victoria Miró o Mariam Goodman”. Por tanto la capital británica está de enhorabuena al contar, entre sus filas, con este espacio que sin duda ya empieza a dar que hablar más allá de nuestra frontera. Toda una pica, brillante, en La City.

Texto: César SERNA