Ayer por la tarde El Correo de Madrid se puso en contacto con Angel Salazar, unas de las personas salvajemente agredida por los CDR. Visiblemente aturdido por el golpe y con muestras de dolor se disculpó diciendo por whatsapp que seguía convaleciente y era imposible atendernos por teléfono y que lo haría mañana si se encontraba mejor.

Hoy nos ha dicho que sigue con un fuerte dolor de cabeza y sin poder atender el teléfono. Lógicamente no hemos insistido más, deseándole una pronta recuperación. Ha hecho el esfuerzo y nos ha dejado una frase: “Somos padres y la LIVG no entiende bandera”.

Sólo algunos partidos como el PP y Ciudadanos han denunciado las brutales agresiones contrastando con la mezquina actitud de Colau y de algunos dirigentes separatistas como el líder de ERC Gabriel Rufián, que sin condenar los ataques, se ha limitado a decir: "Nos tendréis enfrente" Esta apología de la violencia y odio ha sido secundada por los medios de siempre.