El accidente ocurrió pasadas las once y media, cuando el conductor del BMW se incorporaba a la autovía tras pasar perfectamente el control y según indicó, no vio el vehículo de reacción o persecución de la Benemérita; este es el vehículo que se sitúa a la salida de los controles y cuyos agentes tienen la misión de detener el turismo que eluda la acción de control, y si fuera preciso, salir en su persecución para arrestar a sus ocupantes.

 

En este caso, el conductor pasó el control perfectamente, pero cuando los agentes le dieron paso para que reanudara la marcha se produjo la brutal colisión. Abandonó el área de servicio y cuando bajaba por el carril de incorporación para continuar por la autovía, impactó contra el vehículo de reacción o persecución. El piloto indicó que no había visto el vehículo oficial.

Afortunadamente, los guardias no resultaron heridos pero se llevaron un buen susto. El coche oficial sufrió daños materiales y el BMW quedó destrozado.