La inseguridad en la localidad serrana de Pedrezuela no deja de aumentar con tintes muy preocupantes. Al grave problema de las ocupaciones de varios inmuebles y la subsiguiente alteración de la convivencia con robos y altercados, se añaden ahora varios intentos de secuestro de niñas.

 

Hace apenas unos días, una madre denunciaba el intento de secuestro de su hija por unos desconocidos. Sería sobre las 7:30 de la mañana cuando una furgoneta blanca ha seguido a su hija desde el Polideportivo hasta el Pilón. La niña iba a buscar a una amiga y pudo meterse en el portal. Tuvo la suficiente sangre fría para grabar a la furgoneta, que se quedó en doble fila y después dio varias vueltas alrededor del pilón antes de marcharse. El padre ha denunciado los hechos en el cuartel de la Guardia Civil de El Molar, aportando los videos tomados con el móvil por la niña.

 

Otra vecina relata que la misma furgoneta u otra con las mismas características intentó por la tarde intimidar a su hija e introducirla en la citada furgoneta, intento que gracias a Dios frustraron varias personas que aparecieron, soltando a la víctima y abandonando el lugar a gran velocidad en el vehículo.

 

Otro hecho vandálico ocurrido es la quema intencionada de un tendedero con ropa, que ha tenido lugar esta misma noche.

 

Se desconoce si todos estos hechos guardan relación con las ocupaciones de varias casas por presuntos delincuentes y narcotraficantes.

 

Ante estos hechos gravísimos, el alcalde de la localidad, señor Turnes ni está ni se le espera, ante la cada vez mayor preocupación e impotencia de sus convecinos. En lugar de aumentar la exigua plantilla de la policía municipal, el señor alcalde prefiere dilapidar el dinero de sus convecinos en el adoctrinamiento en la ideología de género y en festejos.