Después de dos meses de la encarcelación del ‘Rey del cachopo’ por el asesinato de su pareja Heidi, César Román ha escrito una carta a la madre de la difunta en la que defiende su inocencia.

Se trata de una carta que ocupa tres folios, copados de sus palabras y sentimientos escritos por él mismo. Por lo que se sabe, cuando la madre de Heidi recibió la carta escrita por César Román, se la entregó directamente a la jueza que instruye el caso, sin abrirla.

En la carta podemos observar cómo el detenido se exculpa de todos los hechos, llegando a afirmar que nunca le hubiera hecho daño a Heidi. La carta empieza así:

Estimada Gloria, en estos dos meses y medio que llevo en prisión he pensado en escribirte muchas veces. (…) No dejo de pensar cada día en el sufrimiento y el dolor que seguro estarás pasando. Me gustaría que esta pesadilla para todos no estuviera pasando. Durante todo este tiempo se han dicho barbaridades sobre mí (…) Y yo, ni soy un monstruo, como algunas personas interesadas intentan presentarme ni jamás hubiera hecho daño alguno a nuestra Heidi. Poco a poco se va demostrando que los indicios en los que la policía basa su acusación son mera suposiciones sin base, con el objetivo de hacerme parecer culpable: es él, y caso cerrado. Estoy convencido de que el autor de esa barbaridad es un profesional, además de un psicópata de una maldad infinita, incluso demoníaca (…) No dejo de pensar en Heidi un solo día, y me despierto cada noche viendo sus preciosos ojos y su sonrisa. Sigo sin creerme que ya no está entre nosotros... No quiero parecerte insensible, ni desalmado, ni causarte más dolor, pero sigo creyendo firmemente que ese no es el cuerpo de Heidi.

Con todo, muchos profesionales que han analizado el contenido de los tres folios escritos por César Román, han determinado que se trata de una persona absolutamente fría, sin escrúpulos y con una capacidad psicópata muy acentuada.