Así apareció el gimnasio de Patones ante las tormentas del Sábado.

El Correo de Madrid se ha puesto en contacto con algunos vecinos y miembros del Ayuntamiento y los vecinos nos han comentado que "cada vez que caen dos gotas, el gimnasio y otras instalaciones se desbordan".

En el ayuntamiento la contestación es todavía más surrealista ya que justifican el estado del gimnasio durante todo el fin de semana con " Los trabajadores de mantenimiento trabajan de Lunes a Viernes". Por supuesto, pero vamos, esperemos que no haya una desgracia un Sábado de puente.