¿GUERRA DE COMPETENCIAS O PATINAZO DE POLICIA NACIONAL?

Mas bien lo segundo, un verdadero patinazo de Policía Nacional que ha intentado, según han publicado diveros medios de comunicación, apartar a la Guardia Civil del dispositivo, a pesar de que por competencias y demarcación deberían ser los guardias civiles quienes llevasen a cabo el dispositivo, aludiendo incluso al Ministerio de Interior para que ordenase a Guardia Civil que se apartase del operativo.

En este aspecto han asegurado, a quien realiza este artículo, agentes de ambos cuerpos con los que he podido hablar en estos últimos días, que no han entendido el afán de la cúpula de Policía Nacional por, aprovechándose de un caso que se preveía mediático por la relevancia de la persona desaparecida, y saltandose las competencias y las jurisdicciones propias de cada cuerpo, demostrar su capacidad, tras los últimos éxitos policiales de Guardia Civil en casos de desapariciones en todo el territorio nacional.

Una situación que alguno de estos agentes consultados han calificado de surrealista, y que comienza cuando tras la denuncia de la desaparición de Blanca Fernandez Ochoa en Las Rozas, la Policía Nacional pide quedarse con la investigación, a pesar de saber que el hecho sucede en demarcación de Guardia Civil.  Alguno de estos agentes consultados comentaban que quizás el deseo viniese porque la desaparecida vivía en demarcación de Policía Nacional, algo así como que si un montañero israelí se accidenta en el Pirineo de Huesca, sean los servicios de rescate de Israel, o que si un senderista catalán se pierde en Sierra Morena, deban ser los Mossos dÉsquadra los que deban buscarlo. Argumento surrealista.

Pero centrándonos en el hecho en cuestión, hemos visto a lo largo de los días una serie de gestos que ciertamente son surrealistas por parte de la cúpula de Policía Nacional.

El primero es que la Policía Nacional, a sabiendas de que la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa iba a ser un tema mediático al ser una persona publica y sabiendo que no entraba en sus competencias, que el hecho no se desarrollaba en su demarcación, que no conocía la zona como la conocen los guardias civiles destinados en la esa misma zona, sin tener grupos de montaña para rastrear una zona de montaña, solicita al Ministro de Interior que deben ser ellos, tras los últimos éxitos llevados a cabo por la Guardia Civil (Diana Quer, el niño de Totalan,  el niño Gabriel, entre otros) los que lleven a cabo esta búsqueda, según cuentan distintos medios de comunicación, ante una guerra de competencias, que no ha abierto la Guardia Civil, que permanece a la espera de la decisión del ministerio ante esta insólita petición, y preparada para actuar, tiene que ser la Delegada del Gobierno en Madrid, Sra Garcia Vera, quien recuerde que por Ley Orgánica, por competencia y por demarcación, la búsqueda es responsabilidad de la Guardia Civil.

Y a partir de aquí es cuando se vuelve todo aún más surrealista ya que a pesar de la decisión tomada, por parte de Policía Nacional se insiste en intentar borrar ante los medios de comunicación a los miembros de la Guardia Civil que participaban en el operativo, en un intento de hacer creer y demostrar a la opinión pública que ellos son quienes llevan el operativo. y todo ello a pesar de que Guardia Civil dispone de mayores y mejores medios para desplegar, de tener unidades especializados sobre el terreno que conocían perfectamente la zona de búsqueda, especialistas en montaña, nuestros GREIM, SEPRONA, especialistas en medio ambiente y conocedores del entorno, GEAS, especialistas en actividades subacuáticas, unidad de helicópteros con pilotos bregados en rescates imposibles en alta montaña, drones con cámaras térmicas e infrarrojas. Surrealista también el intento de duplicar los medios que ya estaban trabajando, drones, cuando la Guardia Civil ya tenía desplegados siete drones, Policía Nacional despliega con publicidad otros tres, por poner sólo un ejemplo.

La Policía nacional a pesar del número de especialistas de la Guardia Civil sobre el terreno decide enviar a los GEOS y presentarlos como especialistas en montaña, surrealista, es como si la Guardia Civil enviase a la UEI a realizar el trabajo de los GREIM, o de los GEAS porque también se les instruye en esas prácticas, incluso desplegar  a agentes de la UIP, a pesar de que en la zona ya había unidades de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil para el control y la vigilancia de accesos.

Tampoco ha pasado desapercibido el hecho de que por parte de la Policía Nacional el encargado del despliegue de los agentes de Policía y encargado de dar explicaciones a los medios, sea un comisario de la UDYCO (Unidad de Drogas y Crimen Organizado), unidad que se creó y cuyas competencias tiene establecida la propia Direccion General de la Policía como “destinada a Investigaciones especializadas en delitos que afecten intereses básicos clave de índole nacional y/o transnacional y a investigaciones que presenten elementos criminológicos: Globalización. Tecnificación del crimen, Extraterritorialidad de la acción delictiva. Internacionalidad del delito  y Delincuencia transnacional”. Surrealista.

 De ahí la cara del Jefe del dispositivo y encargado de la coordinacinación de todo el dispositivo, Comandante de la Guardia Civil, al que hemos visto teniendo que dar explicaciones forzadas tras las declaraciones del policía, además de tener que indicarle en mas de una ocasión lo  "que debía decir y cuando debía decirlo".

No se trata  como aseguran algunos medios de una guerra de competencias, las competencias la Guardia Civil las tenía claras, tenía medios, personal especializado, preparación y experiencia, de sobra demostrada, para haber podido llevar a cabo este servicio sin la injerencia de la Policía Nacional, como lo ha hecho en ocasiones anteriores y como viene realizando casi a diario sin que Policía Nacional aporte personal o medios en los casos de desaparecidos al no ser casos mediáticos, pero además la búsqueda se encontraba dentro de demarcación de Guardia Civil.

cinologico cercedilla

Tras el peor de los escenarios, la localización del cuerpo sin vida de la desaparecida por parte de un Guardia Civil, libre de servicio, que trabajaba de forma voluntaria sobre el terreno, que fue quien, junto a su perro, descubrió el cadáver de la desaparecida, quedaron atrás los intentos del CM de Policía Nacional en Twitter de ningunear a la Guardia Civil y a sus agentes, con tuits en los que en ningún caso mencionaba el trabajo de la Guardia Civil en el dispositivo, mintiendo al intentar convencer a la opinión pública que había desplegados especialistas específicos en rescate de Policía Nacional para la búsqueda en la zona. De nada sirvió tampoco la gran exposición de medios de Policía Nacional en el despliegue por la búSqueda de Blanca Fernández Ochoa. Al final todo quedó en eso, en una exposición de medios.

ninguneo

De todo esto queda el regusto amargo, que muchos familiares de desaparecidos han tenido al ver el despliegue de Policía Nacional en Cercedilla, y se preguntan porque la Policía no ha apoyado a la Guardia Civil en otras ocasiones, en otros casos de desaparecidos, y sienten un agravio comparativo y la tristeza de que el ser personas anónimas no son importantes para Policía Nacional y la seguridad de que la Guardia Civil nunca les abandonará sea cual sea su condición social.

Al final, como siempre, la Guardia Civil vuelve a demostrar su eficacia, y su compromiso con toda la sociedad, pese al ninguneo y a los intentos de silenciar sus éxitos, y lo hace como viene haciendo desde hace 175 años, de forma silenciosa, con constancia, con tesón, con lealtad, con solidaridad. Y es que el éxito, el reconocimiento público y la recompensa de la satisfacción por el deber cumplido solo se alcanzan con la perseverancia, el compromiso, el sacrificio y el trabajo bien hecho.

Antonio Mancera Cardenas

Director de Benemérita al Día

FUENTE: http://www.benemeritaaldia.org/actualidad/opinion/28-redaccion/47062-guerra-de-competencias-o-patinazo-de-policia-nacional.html