Pablo Iglesias, no puede presumir de una tesis doctoral limpia, ya que ni pasó el corrector ortográfico al trabajo universitario con el que obtuvo su doctorado ‘cum laude’ en Ciencia Política, en cuyo trabajo el líder de Podemos acumula más de 630 faltas, incluyendo errores gramaticales, de ortografía y erratas. 

Errores de bulto como, por ejemplo, no acentuar la palabra ‘Lavapiés’, que da nombre al popular barrio madrileño. Hasta en tres ocasiones a lo largo de las 576 páginas de la tesis, Iglesias escribe "Lavapies" sin tilde.

El secretario general de Podemos escribe "aún" con tilde hasta medio centenar de veces donde la forma correcta es sin tilde, en tanto equivale a "incluso". De igual modo, hace un caótico manejo de las comas, prescindiendo de las mismas en más de un centenar de casos en que su uso era obligatorio.

Iglesias confunde hasta 50 veces la expresión "sobre todo" con el sustantivo "sobretodo", que escribe  de esta manera sin reparo alguno. 

"Publicamente"; "numero"; "practica"; "incomoda" o "interpretes" son algunos de los ejemplos en los que Iglesias olvida directamente la acentuación.