Un cliente y su hijo, el pasado día 15 de Febrero se encontraron un hueso de un roedor en una de las bolsas de uno de sus conocidos productos estrella de la marca de alimentos infantiles “Grefusa”

En un principio, el cliente con las pruebas se puso en contacto con atención al cliente de la marca abriendo una incidencia. Incidencia que fue tramitada al pensar que se podía tratar de un error de manipulación o incluso un acto de sabotaje de alguno de sus empleados. Hecho este descartado por la marca al rastrear la trazabilidad del hueso encontrado en la bolsa del producto, dado que, según se ha constatado el citado elemento encontrado “hueso del roedor” había sido tratado con los mismos productos extraídos, tratados y tostados.

El hueso encontrado como hemos referido en el lote de KIKOS DE LA MARCA GREFUSA pasó por el análisis primero de un laboratorio independiente en el Servicio de Genética de la Universidad Complutense de Madrid, quedando descartado el error en la manipulación y concluyendo en el resultado que: “el hueso fue sometido al mismo proceso de cocción y tratamiento del mismo aperitivo que contenía el citado lote. Resultando que, ha existido un error en toda la cadena de producción al encontrarse este hueso de roedor encontrado en su interior habiendo pasado por todos los procesos de fabricación de la marca.

 

Estos hechos se han ido verificando por un bufete de abogados con confidencialidad hasta el esclarecimiento de los mismos. Primero, con el departamento de la conocida marca GREFUSA y más tarde con los abogados de la firma “Garrigues”. En este sentido, se han ido confirmando los diagnósticos y pruebas, llevando incluso para su confirmación de las pruebas aportadas por el usuario la muestra a otro laboratorio de la propia marca.

La marca “Grefusa” a través de su marca de abogados, se pone una vez analizada la muestra en contacto con la representación del cliente, a fin de despachar una propuesta de “indemnizar” al usuario con un fin de semana a gastos pagados en Alzira en donde “Grefusa” tiene sus instalaciones y realizar una visita guiada a las mismas. Proposición que el usuario declina ya que considera ese daño causado tanto a él como su hijo menor con quien compartía esa tarde en su casa ese producto no es proporcional al resarcimiento propuesto, más entendiendo que el nivel de facturación de la marca en el año 2019 ha sido de 111.733.832€ en ventas según libros oficiales. Lo que seguramente el propio Ministerio de Sanidad “a buen seguro” considerara y ponderara según la gravedad de los hechos denunciados.

 

Desde El Correo de Madrid nos hemos puesto en contacto tanto con el abogado de este usuario, como con el usuario afectado, y consideran que esta propuesta de “Grefusa” de resolución inicial es una “tomadura de pelo”.

Image-3

La pregunta es, que si en este caso el hueso del roedor, ha pasado toda la cadena de producción ¿Hay más huesos rodando por España en el lote citado?

Image-2