En la noche del sábado 9 al domingo 10 entraron en la parroquia de Sanchinarro para robar y además de los destrozos habituales, consiguieron echar abajo la estructura que soporta al sagrario y reventaron la puerta del mismo. Para robar el copón tiraron al suelo las formas consagradas y lo peor es que se llevaron la cajita con el viril de la custodia. 

"Es horrible que siempre acabemos haciendo daño al único que sólo merece amor. Todo el mundo le echa la culpa de todos sus males y ÉL nunca recrimina nada, sólo espera, está cerca y nos lo da todo.
Señor, perdónanos y enséñanos a perdonar. Mientras tanto, te ofrecemos el verdadero desagravio que esperas de nosotros. Te vamos a buscar porque te lo mereces, te queremos amar con toda nuestra vida y en todo lo que hagamos porque sólo Tú eres grande, sólo Tú, Señor, sólo Tú Altísimo Jesucristo en la gloria de Dios Padre. Amén".

Parte del Comunicado del Párroco de Sanchinarro