“La gran victoria de la democracia”, como Sanchez califica a esa antigua costumbre socialista de profanar tumbas, empieza a dar sus primeros frutos. 
Así ha amanecido la Parroquia de San Miguel, en Fuencarral.

Es la historia de siempre, unos agitan y otros recogen las nueces:

El Gobierno de Sánchez, y el Tribunal que ha avalado la exhumación, son conscientes de que las profanaciones en el Cementerio de Mingorrubio-El Pardo serán algo habitual por parte de malnacidos.

En España se ha producido la mayor persecución de la historia de la cristiandad, mayor que la época de los romanos y el circo. 4.184 sacerdotes asesinados, 2.365 frailes, 283 monjas, 13 obispos, más de 3.000 seglares. Todos ellos asesinados por el Frente Popular antes de la guerra civil y durante el comienzo de esta, por el solo hecho de ser católicos. A esta matanza puso fin Francisco Franco, y hoy la Conferencia Episcopal mira para otro lado.

 
Esto lleva mal camino...camino que ya conocemos el final lamentablemente.
70916209_928125530895370_4421410871201234944_n
71753493_928125547562035_1400269225234268160_n
WhatsApp_Image_2019-09-27_at_13.28.02
WhatsApp_Image_2019-09-27_at_13.29.18