Un joven de 17 años que se hacía fotos con un amigo sobre un tren en la localidad madrileña de Coslada ha sido trasladado con pronóstico grave al hospital tras electrocutarse y caerse desde el vagón, de una altura de cuatro metros.

Sobre las 12.30 horas de ayer el joven que se encontraba en una terminal de cargo de Renfe en Coslada, subido encima de un vagón cisterna junto a un amigo, sufrió una descarga eléctrica al tocar con la cabeza la catenaria.

Se cayó desde lo alto y quedó entre dos vagones. Bomberos de la Comunidad de Madrid han intervenido para rescatarlo con la ayuda de la Policía Local de Coslada.

Los efectivos del Summa que se han desplazado hasta el lugar han estabilizado al chico, que estaba consciente y no presentaba fracturas por la caída.

Estaba, no obstante, dolorido y ha sido trasladado con pronóstico grave al Hospital La Paz.