Los Servicios Territoriales del Vallès Occidental del Departamento de Enseñanza de la Generalitat lo tienen claro: M., profesora del colegio Font de l'Alba de Terrassa (Barcelona), rompió la bandera de España que había dibujado una niña, pero descartan "motivación ideológica" y rechazan cualquier indicio del maltrato físico que sufrió la menor según denuncia la familia.

"No se ha podido evidenciar fehacientemente maltrato físico", recoge el informe de Enseñanza, cuyo titular, Josep Bargalló.