La denuncia presentada por el prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, contra los mandos de la Guardia Civil y la Delegación del Gobierno por prohibir la entrada a la Basílica en los días previos a la exhumación de Franco ha sido admitida a trámite por el juzgado de San Lorenzo de El Escorial.

El prior argumenta que la presencia de agentes en el monumento no contó con «autorización judicial ni acuerdo alguno que pudiera justificar dicho acceso».

«Entran y salen a su antojo y, ante la persistente reclamación de explicaciones, únicamente alegan que tienen órdenes verbales en tal sentido de Delegación de Gobierno», detalla Santiago Cantera en su escrito de denuncia. «Lo grave no es sólo que se impida el acceso a los monjes, sino que en una basílica campen libremente militares armados y operarios de funerarias y constructoras sin control alguno, pudiéndose, en consecuencia, producir profanaciones y actos contrarios al culto y a la piedad propio de una Basílica», se lee en el escrito presentado por el prior.