El pasado mes de octubre la selección de Inglaterra se enfrentó a la selección nacional de Bulgaria en el marco de la clasificación a la Eurocopa 2020.

 

Sin embargo, en este partido de fútbol se presentaron hechos de racismo incivilizado, coros ofensivos y ultras pagados que claramente se encontraban en el recinto con la finalidad de interrumpir el juego. Lastimosamente, no es la primera vez que el público búlgaro que asiste al estadio muestra esta enorme falta de respeto por los jugadores y por equipos extranjeros.

 

En años anteriores, en el marco de las eliminatorias del campeonato de Europa en 2011, la Unión Búlgara de Fútbol recibió una multa producto de manifestaciones racistas por parte de los aficionados en contra de algunos jugadores ingleses.

 

Posteriormente en el año 2013, El club de fútbol búlgaro Levski Sofía también recibió una multa que ascendió a los €20,000 debido a que varios de los aficionados que asistieron al estadio levantaron enormes pancartas con esvásticas y explícitos deseos de feliz cumpleaños para Hitler. Lamentablemente, a pesar de las muchas advertencias y sanciones que se han implementado en la Liga Búlgara de fútbol, estos hechos de racismo siguen presentándose en los estadios.

Captura_de_pantalla_2019-12-07_a_las_20.50.23

"Boyan Naydenov con el ex presidente de la Unión Búlgara de Fútbol, Borislav Mihailov"

 

Si no fuese suficiente, el ridículo racista que se ha presentado en la clasificación para la euro 2020 en Bulgaria contra la selección de Inglaterra, ha logrado una alteración importante en la sociedad civil. Éste juego fue interrumpido dos veces en la primera mitad cuando los jugadores de la selección inglesa de fútbol informaron sobre constantes insultos racistas que estaban principalmente dirigidos a jugadores negros como Raheem Sterling y Tyrone Mings.

 

Precisamente en el minuto 28 del primer tiempo se dio una advertencia que fue seguida de una pausa en el minuto 43 del juego. Este escándalo que claramente ha violado la campaña antirracista y antidiscriminatoria promovida por la UEFA, fue seguida por una importante cobertura mediática en Europa y a nivel mundial generando todo tipo de comentarios críticos de futbolistas profesionales, personas de la sociedad civil y miembros del Comité ejecutivo de la UEFA.

 

Estos escándalos racistas han tenido una importante conmoción en el fútbol Búlgaro. Después de estos eventos desagradables, el presidente de la Unión Búlgara de Fútbol (BFU) Borislav Mihaylov presentó de forma oficial su renuncia al cargo.

Captura_de_pantalla_2019-12-07_a_las_20.51.16

"Cvetomir Naydenov en el Palacio Nacional de Justicia."

 

Esta renuncia fue precedida a una publicación que realizó el primer ministro búlgaro Boyko Borisov, en el cual a través de su página de Facebook instó a Borislav Mihaylov a renunciar de forma inmediata a su cargo como presidente del fútbol búlgaro por considerar un escándalo que uno de los países más tolerantes del mundo como Bulgaria se encuentre asociado al racismo y la xenofobia.

 

Más tarde posterior a la renuncia de Borislav Mihaylov, fue allanada la sede de la BFU en Sofía por la policía estatal. Según el portavoz del fiscal General, la investigación producto del allanamiento vincula al ahora ex presidente de la BFU con importantes delitos de corrupción como el nombramiento y designación de árbitros en partidos de fútbol y otros delitos importantes contra el deporte en Bulgaria.

 

Sin embargo, la renuncia de Borislav Mihaylov al parecer fue sólo la punta del iceberg. Posterior a los hechos de racismo contra los jugadores de la selección de Inglaterra, el escándalo se ha ampliado. Según investigaciones durante mucho tiempo, ha habido un importante vínculo entre el crimen organizado en el país y el fútbol.

 

Frecuentemente los ultras han actuado bajo la presión impuesta por fuerzas externas muy influyentes. Se conocen muchos casos en los que se han utilizado a los ultras específicamente para crear y causar caos durante los partidos y parece ser que lo sucedido con la selección de Inglaterra no es la excepción.

 

Lo más sorprendente es que mientras se reunían las fuerzas especiales, se estuvo manejando la posibilidad de que uno de los jefes de las casas de apuestas online más grandes en el país, Stefan Naydenov, estuviese también involucrado en estos episodios.

 

A pesar de todo el esfuerzo que ha realizado la red informantes de la UEFA en toda Europa con el fin de eliminar el problema de la corrupción en los partidos, tal parece indicar que los jefes de las casas de apuestas online han podido realizar manipulaciones deportivas bastante bien.

 

Pero lo que parece más sorprendente en la investigación es que Stefan Naydenov, no sólo está acusado por corrupción deportiva sino que además según otras fuentes Stefan Naydenov ha involucrado nada más y nada menos que a Mario Kostrukov, el ex jefe del Departamento de BFU que supuestamente está en la lucha contra los arreglos de partidos de fútbol.

Captura_de_pantalla_2019-12-07_a_las_20.52.29

"Cvetomir Naydenov apoyando a su equipo favorito con Hooligans"

 

Stefan Naydenov junto a sus hijos Boyan Naydenov y Cvetomir Naydenov son los que dirigen a una de las compañías de apuestas online más grandes de Europa: Efbet. Precisamente Efbet en uno de los patrocinadores principales del fútbol búlgaro y muy recientemente esta compañía estuvo involucrada en un importante escándalo que mostró una serie de violaciones de la Ley de Juego en Bulgaria y la Ley de Limitaciones de Pagos en Efectivo (LCPA). Dichas violaciones fueron perpetradas y llevadas de forma sistemática por sus propietarios.

 

Tras esas investigaciones, el pasado 4 de octubre del presente año, varios agentes de la Agencia de Seguridad del Estado hicieron una introducción en la sede de Efbet. Por supuesto, los medios de comunicación publicaron muchísima información relacionada con el tema y en la mayoría de los casos vinculando a la familia Naydenov con el lavado de dinero, la corrupción y otros importantes delitos financieros.

 

Por otra parte, según información no oficial que fue suministrada por los servicios, los propietarios de esta casa de apuesta también se les vincula a personas que forman parte del crimen organizado no sólo en el país, sino que además en otros países de Europa.

 

Aunque algunas de estas informaciones están por confirmarse de forma oficial, no deja de ser un hecho lamentable que se presente en un estadio de fútbol escándalos de racismo y xenofobia y que además se manche la Federación de fútbol de un país por hechos de corrupción que nada tienen que ver con un deporte tan hermoso como el fútbol.