Una vez más, los asilados, refugiados o inmigrantes ilegales son protagonistas de hechos violentos en una ciudad europea, actuando con total impunidad y ante la inacción de los gobiernos europeos.

En esta ocasión el acto criminal ha tenido lugar este sábado en Francia, concretamente en la ciudad de Villeurbanne, cerca de Lyon (centro-este de Francia). Al parecer, un hombre armado con un cuchillo ha matado a un joven de 19 años, dejando al menos a otras ocho personas heridas graves.

El presunto asesino es un individuo de 33 años, de nacionalidad afgana y solicitante de asilo.

Este enésimo atentado se produce un día después de que una turba salvaje de africanos saltara la verja de Ceuta y violando la frontera española, penetrara en la ciudad con una violencia inusitada, agrediendo a los guardias civiles con lanzamiento de botellas con acido sulfúrico, causando graves quemaduras a varios agentes.