La Policía Nacional ha informado, a través de un comunicado, de que agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil del municipio mallorquín de Manacor han colaborado en la detención de dos hermanos, de origen marroquí, que se habían dado a la fuga tras intentar degollar a un trabajador de un lavadero de coches ubicado en dicha localidad. Se les imputa a ambos sospechosos un delito de homicidioen grado de tentativa y otro de amenazas graves.

Los hechos se remontan al jueves de la pasada semana, en torno a las seis de la tarde, en un local de lavado de vehículos situado en Manacor. A esa hora se personó en dicha empresa un exempleado junto con su hermano, para exigir su readmisión. En aquel momento el dueño del establecimiento no se encontraba en el lugar, sólo su esposa. El citado exempleado, que había sido despedido recientemente, llamó entonces al propietario del negocio a través de su teléfono móvil y le profirió amenazas de muerte.

Instantes después tuvo lugar una discusión entre el extrabajador y la esposa del dueño del local a causa del citado despido. Los empleados de la empresa salieron entonces en defensa de la mujer. En ese momento se inició una disputa que comenzó con puñetazos y acabó en delito de sangre, «ya que uno de los trabajadores sufrió un corte en el cuello de 15 centímetros de largo y 1,5 de profundidad, que, a tenor de la zona vital a la que se dirigió, tenía como fin ocasionarle la muerte». Según señala el comunicado policial, «uno de los hermanos sujetó a la víctima por la espalda mientras el otro hacía uso del cúter, del que se deshizo inmediatamente para emprender la huida». La víctima fue atendida de inmediato en el mismo local y trasladada a continuación al Hospital de Manacor, en donde ingresó en estado grave.