Una madre ha sido encarcelada tras admitir que inyectó a su bebé, de nueve meses, lejía y jabón líquido desde su primer mes de vida, además de provocarle cortes por el cuerpo con una navaja de afeitar.

«No podía amar a mi hija [...] Decidí torturarla».

 

«Le inyecté lejía y jabón líquido en los oídos, la nariz y el ombligohasta que empezó a sangrar. Luego, la llevé al hospital para que la trataran. Cuando volvió a casa seguí torturándola. Le hice cortes con una navaja de afeitar en la cabeza, los ojos, las piernas, los brazos y el pecho. Cuando estaba en el hospital le inyecté el jabón líquido del hospital en las venas».La bebé vive ahora con su padre y se está recuperando.

Los hechos han sucedido en Estambul