Se trata del enésimo ataque sufrido en los actos o instalaciones de la formación que lidera Santiago Abascal. A lo largo de la precampaña o de la campaña electoral esta formación ha recibido insultos y amenazas a la vez que ataques directos de la ‘kale borroka’ en San Sebastián y Bilbao.

La ola de ataques contra Vox comenzó de forma más reiterativa y grave después de que consiguieran 12 diputados tras las elecciones andaluzas y el partido de Pablo Iglesias, Podemos, llamara públicamente a lo que el propio líder morado denominó como una “alerta antifascista”. A partir de ese momento las convocatorias de actos, mítines o concentraciones de Vox  fueron acosadas de forma reiterada en las calles llegándose a sufrir incluso un ‘rodea el Parlamento’ en torno a la sede del legislativo andaluz en el momento en el que se iba a sellar la investidura del gobierno regional que propició el acuerdo de Vox.

Desde entonces los ataques no han cesado registrándose tanto en Aragón como en País Vasco, Galicia, Cataluña, como en Valencia, o como ahora, sólo por citar otro ejemplo, en la sede principal del partido en Madrid.