En el municipio de Polán, (provincia de Toledo), se han repetido los robos en el cementerio municipal. En esta ocasión los ladrones se han llevado 40 crucifijos de cobre y los vecinos están bastante afectados, ya no por el valor económico sino por su significado y también por la parte sentimental.

El Ayuntamiento ya ha presentado la pertinente denuncia por estos robos ante la Guardia Civil. Los ladrones del cobre amplían su área de negocio, Ya no se conforman con el robo de cable. Han visto mercado en los crucifijos y en el cementerio de Polán han ocasionado una gran destrozo.

Tumbas con flores, pero sin Cristos


Se han llevado 40 cruces, lo que ha dejado una imagen desoladora porque las tumbas están con flores, pero donde estaban los cristos ahora solo hay clavos.

Los vecinos sospechan que van en busca de los crucifijos porque son de cobre y los pueden vender en el mercado negro, por su valor, a través de chatarrerías. Es la segunda vez que roban en 4 años.