Uno más de los que venían a pagarnos las pensiones, así paga la negativa de un empresario español por atenerse a la ley y no contratar a un inmigrante, o migrante se dice ahora, por carecer de papeles, o lo que es lo mismo, por estar en situación irregular en España.

Lejos de conformarse con la negativa del empresario y según consta en la denuncia, el inmigrante le golpea varias veces con una piedra y le produce la rotura de la mandíbula y la nariz, según los datos del parte médico al que ha tenido acceso El Correo de Madrid.

Además aprovechó para robarle el móvil.

Los hechos sucedieron el pasado Jueves en Roquetas de Mar (Almería)

definitiva_5