El Tribunal Supremo ha rebajado este miércoles las condenas a los ocho acusados del caso de las agresiones a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra), en la madrugada del 15 de octubre de 2016, al no aplicar la agravante de discriminación ni la de abuso de superioridad en el caso del delito de atentado a la autoridad que sí apreció la Audiencia Nacional.

Sin embargo sí se atreve a sentenciar lo que fue la Guerra Civil, quitar autoridad a la Iglesia, a las Comunidades Autónomas y el derecho a las familias para con sus muertos.

El Tribunal Supremo ha dictado este miércoles un auto donde rechaza la aclaración de sentencia solicitada por los nietos de Francisco Franco y se remite a los términos de la resolución donde dio vía libre a la exhumación de los restos depositados en la basílica del Valle de los Caídos. "La sentencia es clara", contestan los magistrados.