Muy buenas. Esta es la carta que nunca quise haber redactado y que le mando desde algún lugar indeterminado. Dadas las circunstancias, que a continuación expondré, y dado que mis Derechos Humanos más elementales y los de mis hijos han sido, desde mi punto de vista, violados sistemáticamente, he procedido a marcharme al EXILIO, para buscar Protección Internacional. La ansiedad y el estrés que usted ha generado en mi persona por sus múltiples irregularidades, negligencias y dilaciones me han empujado a marchar. Iré allí a donde me escuchen, que seguro que esos lugares existen. Porque jamás piense que me van a callar.

 

Le escribo estas palabras con el mayor de los respetos. Y le escribo porque es un Derecho que me reconocen tanto la Carta de los Derechos Humanos como la Constitución Española, artículo 20: tengo Derecho a expresar y difundir mis pensamientos e ideas, con la palabra. La Constitución me protege, siempre que lo que diga sea veraz.

 

Por ello, aunque me gustaría, no voy a entrar en subjetividades y emociones personales. No quiero interpretaciones en esta carta. Me limitaré a recordarle a Su Señoría determinados hechos objetivos que se han dado en el caso que con la Orden de Detención contra mi persona para mi ingreso inmediato en un Centro Penitenciario, pensaba Usted que se daba por cerrado en agosto, a pesar de no haber dado Usted respuesta a varios recursos de reforma.

 

Y difundo esta carta con la esperanza de que Mecanismos e Instituciones, en los que todavía creo, se activen y puedan darme luz y devolverme a vivir a mi España querida, devolverme mi Salud, devolverme a mis hijos, devolverme mi Libertad y devolver a todas las personas que me quieren y apoyan la tranquilidad que Usted, entre otras personas, nos han quitado.

 

Por ello esta Carta la difundiré a todos los Juzgados y Entes relacionados con la Justicia en la Provincia de Coruña y más allá. La difunderé a medios de comunicación, políticos, asociaciones, allá donde crea que se me puede escuchar. Y esta Carta irá por un lado. Por otro irá mi Queja al Consejo General del Poder Judicial. Y pronto, si es preceptivo, una Querella. Y pronto mi Denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Me han robado a mis hijos y a mis hijos le han robado la Infancia junto a su padre.

 

Usted ha escrito en un Auto que el hecho de escribir yo un libro, de ciencia ficción, confirma mi conducta criminal y la banalización que yo hago del caso. Pero, si esto fuera así, ¿por qué Su Señoría no paraliza la venta de mi libro inmediatamente?¿por qué sigue permitiendo la venta y difusión de este libro si con ello estoy siendo un criminal? Señoría, con el debido respeto, esto se le ha ido de las manos hace mucho tiempo y la bola se le ha hecho demasiado grande. Pero, ¿qué pensaba? ¿Que me iban a alejar de mis hijos, torturarme siete meses con una pulsera telemática (de tecnología 3G obsoleta y que controla una empresa privada), no dejarme ir a trabajar a Estados Unidos donde tenía un contrato firmado, meterme en prisión 40 días, robarme mi Salud, etc... ¿y me iba a quedar con los brazos cruzados?

 

Pues no Señoría, ahí han calculado ustedes mal. Porque esto no acaba más que comenzar, y voy a seguir Luchando, con la Palabra y Sin Violencia, SIEMPRE. ¿Entiende? Siempre. Hasta que ustedes me devuelvan todo lo que me han quitado. Y le pidan perdón a mis Hijos, verdaderas víctimas de un Proceso Judicial lamentable, que no se da ni en una República Bananera. Y que, si le quedara una gota de Humanidad y Dignidad, una vez hubiera pedido perdón a mis Hijos, presentaría usted la Dimisión de su Cargo de Juez. A los hechos que le expondré más adelante, que usted bien conoce y que quiere tapar por todos los medios, me remito. Y sí Señoría, no tengo miedo. No le tengo miedo.

 

Me hubiera gustado poder hablar con usted personalmente, pero aunque lo he intentado varias veces, usted solo me ha recibido una vez. Y no fue para escucharme, sino para hablarme mientras yo tenía que agachar la cabeza. Menos de tres miserables minutos en los que me leyó la cartilla y no me dio turno de réplica, sino que me invitó a abandonar su despacho. Ese ha sido todo el contacto que he podido tener con Su Señoría, todo lo demás se ha hecho siempre a través de abogado y procurador.

 

Y mire, vamos allá con los hechos, mi caso está lleno de irregularidades y negligencias. Dice al artículo 24.2 de la Constitución que todos tenemos derecho a un proceso público sin dilaciones indebidas y CON TODAS LAS GARANTÍAS.

 

En resumidas cuentas, todos tenemos derecho a un JUICIO JUSTO. Yo, objetivamente, no lo tuve. Y se lo voy a demostrar. Ojo, le estoy hablando de que Usted, a quien la Sociedad le ha encomendado la tarea de velar por el cumplimiento de la Constitución, se la está saltando. Y mi Orden de Detención para mi entrada en prisión es el culmen de tanto despropósito.

 

Mire Señoría, yo llevo 18 años siendo Funcionario. Maestro de Infantil y Prmaria. Guardo con cariño cientos de cartas de alumnos, niños y niñas, que me agradecen lo mucho que he hecho por ellos, lo felices que han sido en mi aula, lo mucho que les he enseñado. Jamás he tenido una carta de crítica, ni de alumnos ni de padres. Y esta que le escribo no es de crítica: es de mucho más. ¿Cómo se puede medir el sufrimiento de unos niños pequeños (cuando empezó este proceso mis hijos tenían 6 y 4 años)? ¿Cómo se puede plasmar el dolor de una abuela a la que la han apartado de sus dos únicos nietos y que ve como torturan a su hijo? ¿Esto no es maltrato institucional?

Porque yo pensaba que su trabajo era la búsqueda de la Verdad. Pero no es así. Porque Usted tarda cinco miserables minutos en descolgar el teléfono, llamar al Centro de Especialidades del Ventorrillo en la ciudad de Coruña, y pedir el Historial Clínico de mi exmujer. Cinco minutos para que se lo pasen. Y así descubrir que ella estuvo de baja psiquiátrica durante doce meses en el año 2006, un año antes de conocerme (yo trabajaba en Estados Unidos). Descubrir así que ella tenía problemas mentales antes de conocerme, que se contradice con lo que dijo en la Vista Oral, que sus problemas psicológicos empezaron dos años después de conocerme a mí.

 

Mi defensa le preguntó por esto y ella respondió contundentemente "NO". No es No, Señoría. Eso es mentir en un Tribunal, eso es un Delito. ¿Pero quiere Usted perseguir los Delitos y alcanzar la Verdad, o solo le interesa darle una lección y escarmiento a Papá Maravilla? Bien pareciera que busca lo segundo. Si esto no es suficiente para usted, llame usted a la empresa Feuvert, taller al lado de la estación de tren,  y que le confirmen si mi exmujer estuvo de baja durante más de un año en esa empresa. Ellos bien que se acuerdan. Y si lo quiere, aunque yo lo he aportado a la Instrucción, escuche de nuevo la grabación en el que el propio padre de mi exmujer afirma que estuvo de baja psicológica antes de conocerme, aunque según palabras del propio padre "eso fue para preparar la Oposición"...

 

Y voy más lejos. Usted tiene la Documentación, revísela. Mi exmujer utilizó a mi hijo mayor, con iniciales H.P.T., de tan solo tres años, para conseguir un traslado fraudulento desde su puesto en la Comisaría de Arganzuela (Madrid) hasta la Jefatura Superior de Policía de Galicia, en Coruña. Llame Usted, descuelgue el teléfono otros cinco minutos, al Doctor Jose Ángel Hilario Fernández de La Coruña, que fue el médico que le hizo un informe a mi hijo diciendo que tenía Trastorno del Vínculo, después de hacerle dos Informes a mi exmujer que no le valieron para el traslado. Afortunadamente guardo toda la Documentación. Pero increíblemente, aunque lo he informado al Ministerio del Interior, aquí no pasa nada. Hasta ahora.

 

Resulta que mi exmujer le indicó a este médico que ella hacía año y medio que vivía alejada de mis hijos, como lo había escrito en sus solicitudes al Ministerio del Interior. Algo completamente falso, como así indicó ella misma en declaraciones en el Juzgado de Violencia. Por cierto que yo conversé con este médico, y guardo la grabación. Le solicité el Historial Clínico de mi hijo, pero obviamente no me lo pudo facilitar: porque no lo tiene.

 

Este Doctor no podía atender a mi hijo, pues no era pediatra. El que le atendía con regularidad era el Dr, Fuentes, en la clínica Quirón, y él si me facilitó el historialmédico de mi hijo: ni rastro del Trastorno del Vínculo. Hablé con ellos y busqué la Verdad. Aquí hay una mujer despechada que cuando supo que yo le había puesto una demanda de divorcio, pidiendo la Custodia Compartida, al día siguiente me denunció por Maltrato Psicológico. Instrumentalizóuna denuncia para sacar beneficio en un proceso de divorcio. Siempre asesorada por su abogada Elena Talín, a la que tampoco jamás me olvidaré de ella, de cómo ha podido sacrificar la Infancia de mis Hijos solo para ganar un caso y llenarse los bolsillos: claro que la gasolina del yate no se paga sola.

 

Ella y otros más tendrán su correspodiente carta, no será Usted el único. A todos ellos les diré lo que siempre he querido decirles. Con respeto, pero con firmeza y sin miedo. Y se lo diré por carta y donde haga falta. En eso ha transformado ustedes mi vida: pues que Viva la Vida y que Viva la Lucha. Al menos a mis hijos y a los que me quieren siempre les quedará mi Lucha, que es honesta. Yo voy de cara, Señoría.

 

En este punto tengo que acordarme del Juez que comenzó todo este proceso, el Excelentísmo e Ilustrísmo Juez D. MIGUEL FILGUEIRA BOUZAS, titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer (hasta hace unos meses, ahora se ha retirado a la Audiencia Provincial, debe ser que su compromiso con la Lucha contra la Violencia ha acabado, y eso que le entregaron el pasado diciembre de 2018 el premio Meninas por su compromiso contra esta lacra). Bien, paso a exponer, como haré ante el CGPJ y el TEDH, y ante quien haga falta, la mayor de las negligencias que han arrastrado a todas las demás.

 

Mire, el primer gran error del Juzgado de Violencia de Género fue no dar Tutela Judicial Efectiva a mis hijos: es un derecho reconocido en la Constitución, artículo 24.1. Es un Derecho también recogido en la Carta de los Derechos Humanos, con especial atención a los colectivos más vulnerables como son niños y ancianos. Por que ¿cómo mis hijos de 6 y 4 años van a entender estos conceptos? ¿Quién ha estado defendiéndolos? Nadie: solo su padre.  A la madre no he escuchado quejarse de que a sus hijos les faltaran sus Derechos. Ni lo hizo antes ni lo hará ahora.

 

Y esto que le insinúo ocurrió así porque yo en mi demanda de divorcio pedí por escrito que los niños tuvieran un régimen de visitas.Esta demanda la puse el lunes 21 de septiembre de 2015. Puede revisar todo lo que le digo, y si miento me lleva a los Tribunales. Y mi exmujer, en su denuncia por malos tratos psicológicos, de fecha 22 de septiembre de 2015 dijo a modo de conclusión: “que no desea en este acto solicitar una orden de alejamiento, ya que su única intención es separarse legalmente de él y que se establezcan un régimen de visitas con respecto a los niños”.

 

El Juez Filgueira Bouzas, a pesar de tener esas peticiones por escrito, a pesar de habernos tomado declaración en la que nos ratificábamos en lo solicitado por escrito, dictó un Auto tras Juicio Rápido el 24 de septiembre de 2015 en el que no establecía ningún tipo régimen de visitas para los niños, quedando mis hijos sin Tutela Judicial Efectiva y en una clara Indefensión. En ese Auto no habló ni una palabra de mis hijos, como si no existieran. Por cierto que tengo escuchado en los mentideros judiciales coruñeses que esta práctica, la de dejar a los hombres a los pies de los caballos, es esporádicamente realizada por este Juez. Solo la nueva Juez del Juzgado de Violencia podría revisar lo que digo, una Juez que parece que no le interesa al establishment y que está sufriendo una campaña de desprestigio y de acoso y derribo desde los medios de comunicación. Vaya para esta MUJER todo mi apoyo.

Pues bien, el Juez Filgueira Bouzas tardaría75 días, hasta el 4 de diciembre de 2015, en establecer un régimen de vistas para mis hijos. Dos meses y medio que a mis hijos les causaron un daño irreparable, especialmente de sus Derechos. Bien podría, es cierto, mi anterior abogado, D. Ignacio Bermúdez de Castro, haber recurrido ese Auto. Pudiera parecer que estaba todo orquestado, y que cuánto peor mejor. Bien se conocen el Juez Filgueira Bouzas y el letrado Bermúdez de Castro, de haber sido ponentes a la vez en charlas organizadas por la Asociación de Pais y Nais Separados de Galicia.

 

Pronto tendrá también su Carta, mi queja y lo que tenga que ser, mi exabogado: ese que desapareció en el peor momento para un cliente, cuando yo entré en prisión. Ese que en el calabozo me podía haber prestado 20 eurillos para tener algo de dinero al entrar en prisión y comprar una tarjeta telefónica para llamar a mi madre o a mi pareja y tranquilizarlas.

 

Ese abogado que desconoce que en mi última detención, cuando le dejé una bolsa con mis pertenencias, le dejé mi móvil grabando. Ese bufete de abogados que se reía de mí a mis espaldas (como quedó grabado, más de una hora hablando de mi...), cuando yo estaba pasando el peor momento de mi vida, al ser trasladado a una prisión. Tendrá esa grabación quien corresponda y espero que tomen las medidas oportunas contra ese Bufete.

 

Por cierto grabación en la que la jefa de la UFAM Coruña, esa unidad en la que denuncié en su momento a la agente 88733 (Gisela) por hacer un informe falso sobre mi persona, informe que sin haber ocurrido nada me cambio de Riesgo Medio a Alto y de Riesgo Alto a Extremo en tan solo tres días. Denuncia que debe haber caído en el olvido... Como decía, una detención que quedó grabada en la que se me detenía por quebrantamiento de condena y maltrato psicológico hacia mis hijos. Bien claro lo dijo la jefa de la UFAM. Todo detenido, según Derechos Humanos y la Constitución, debe ser informado de por qué motivos se le detiene...

Después tuve acceso a la Denuncia, fui a un Juicio Rápido, dictaron un Auto... Y oiga, ni rastro del maltrato psicológico hacia mis hijos. Habían desaparecido.

 

Bueno, habrían desaparecido si yo no lo hubira grabado, Derecho que por cierto tengo reconocido. Pues entonces, habrá más Cartas y más denuncias. Se lo debo a mis Hijos y se lo debo a toda la gente que me está apoyando y sufriendo conmigo: no hay Derecho que a una persona le quieran destrozar la vida así.

 

Y continúo Señoría, volviendo a las actuaciones del Juzgado Penal 6 de La Coruña. Señoría, usted sabe que la Instrucción de mi caso comenzó con una denuncia por Violencia de Género el 22 de septiembre de 2015. La Instrucción de mi asunto duró nada menos que dos años, antes de que le pasaran mi asunto a su Juzgado, dado que iba a ser usted el encargado de juzgarme. Esto ya es subjetivo, pero a mí me parece una Dilación Indebida.

 

Y llegó su primer escrito. Un Auto del 13 de noviembre de 2017, en el que Su Señoría fijaba la Vista Oral de mi causa para el 6 de febrero de 2018. Con el debido respeto, este Auto no lo entiende nadie.

 

Mi caso, como usted bien sabe, era un caso de maltrato psicológico. Por supuestamente maltratar yo psicológicamente a mi ex mujer y a mis hijos, mi ex mujer me pedía 9 años de prisión para mí. Bueno, pues en ese Auto Su Señoría, estimado Juez Ruano, usted declara impertinentes a nada menos que 5 psicólogos que había pedido yo para que fueran testigos en el Juicio. No los admite. Psicólogos del Juzgado (Imelga), Psicólogo que nos hacía terapia familiar por orden del Juzgado, Psicólogo que nos hizo terapia de pareja durante seis meses antes de la ruptura y Psicóloga de mi ex mujer. Todos estos psicólogos habían realizado informes por escrito en el que el supuesto maltrato psicológico brillaba por su ausencia.

 

 

Ahí están los informes, revíselos: yo solo quería que se ratificaran de lo escrito en los informes en la Vista Oral, que se Practicara la Prueba, que hablaran, ya que la Constitución Española, artículo 120.2 dice que "el procedimiento será predominantemente oral, sobre todo en materia criminal".

 

Bueno, pues usted no les dejó hablar a estos psicólogos. ¿Tenía miedo Su Señoria que el relato de los psicólogos no encajara con el relato que daba mi exmujer? No sé cuales fueron sus motivos para no dejar que hablaran los psicólogos, y nunca lo sabré.

 

Sabe, cuando cuento esto, toda la gente me pregunta "¿por qué?". El sentido común y la lógica les hace hacerse esa pregunta. Quieren saber qué motivos dio usted para declarar a esos psicólogos como impertinentes. Hacen esa pregunta porque, aunque no lo sepan, quieren saber algo que está recogido en la Constitución, artículo 120.3: todas las decisiones judiciales deben estar motivadas. En este caso a usted se le olvidó exponer motivos para no admitir a esos testigos. Los declaró impertinentes pero no dijo por qué. Le repito, nadie lo entiende. Y no puso motivos porque, según creo yo, no los tenía. O si los tenía, no los podía poner por escrito. Este Auto es clave para que nadie entienda mi proceso judicial.

 

Pero los demás testigos sí los admitió. Allí estaba la peluquera de mi exsuegra, a la que no había visto en mi vida. O ese Agente de Policía que estuvo esperando 8 horas para declarar y que cuando le tocó su turno no tenía nada que ver con mi caso. (¿Cuánto dinero está costando mi asunto?)

 

Ellos sí eran pertinentes según Usted, y no los psicólogos que nos habían atendido. Esto nadie lo entiende. Estoy seguro que el Consejo General del Poder Judicial, al que me voy a quejar por todas las negligencias que ha habido en mi caso, me escuchará y sabrá anular lo que aquí expongo. Además de que todo lo que escribo pronto lo podrá ver la gente interesada en mi caso, en el DVD del Juicio que pronto nos facilitará usted: porque se lo vamos a pedir y le vamos a dar la máxima difusión a las Irregularidades del Juicio. La gente me dice que cómo no pidió mi anterior abogado Bermúdez de Castro, el DVD para hacer el Recurso de Apelación...

 

No lo sé, ya le preguntaré a él. Porque cobrar, bien que cobraba, a pesar de no haberme facilitado ni una sola factura en los tres años que me defendió, y eso que se las he solicitado por Burofax...

 

Y le añadiré que entre mis testigos había una psicóloga. Nada menos que una Doctora en Psicología y actual Conselleira de Educación del Gobierno de Alberto Nuñez Feijoo. Verifíquelo. Esta Doctora venía a testificar única y exclusivamente sobre mi trabajo, donde mi exmujer había declarado que yo era una persona agresiva. Pues bien ni ella, ni otros dos directores de colegios ni otras dos compañeras observaron en mí actitud agresiva. Pero sus declaraciones no aparecen en la Sentencia: todo lo que no encaje se omite.

 

Pero sigo con las negligencias. Porque hay muchas más.

 

Llegó la Vista Oral, el 6 de febrero de 2018. Es una fecha a recordar porque para el día siguiente, 7 de febrero, estaba programada Huelga Indefinida de los Funcionarios de Justicia en Galicia, que fue de más de 100 días, hasta Junio del 2018. La Vista Oral fue presidida por la Excelentísima e Ilustrísima Juez Doña Paloma Míguez, juez sustituta, ya que usted estaba de baja desde hacía dos meses, según se puede saber públicamente a través de las Actas de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Galicia. A dicha Juez le debe haber llegado hoy mismo una Carta similar a esta.

 

La Juez Doña Paloma Míguez era la primera vez que trabajaba en un Juzgado Penal, ya que no hacía mucho que había sacado la Oposición y acabado su curso en la Escuela Jurídica.

 

Durante la Vista Oral se dieron las siguientes irregularidades graves que deberían llevar inexorablemente a la Nulidad del Juicio:

  1. Era un juicio con Responsabilidad Civil y Penal. En ningún momento se abordó la Responsabilidad Civil, aunque después fui condenado a abonar cerca de 15000 euros.
  2. En un Juicio Penal, el acusado debe tener en todo momento contacto visual con su letrado, por si yo quiero comunicarle algo. Esto no ocurrió durante dos declaraciones de testigos: ni cuando declaró mi exmujer ni cuando declararon los Técnicos del Punto de Encuentro. Y no hablo de que se pusiera un biombo entre nosotros: hablo de que se me mandó al fondo de la sala, metido entre dos biombos completamente opacos, a una distancia de más de 10 metros de mi letrado, con la única visión desde allí a los archivos del Juzgado y donde no escuchaba bien. La Ley del Jurado, artículo 42.2, aplicada para todo tipo de juicios penales (y no solo para los que hay Jurado, ya existe Jurisprudencia), dice: “...el acusado se encontrará situado de forma que sea posible su inmediata comunicación con los defensores...”. Esto se incumplió durante dichas testificales, que juntas duraron más de tres horas. Desgraciadamente mi defensa no dijo ni una palabra sobre este irregular hecho.
  3. Mi madre era un testigo vital para mi defensa. Comenzó a interrogarla la fiscal, Doña Rosa Serrano (muy beligerante por entonces, muy callada ahora), con preguntas sumamente complejas que mi madre no entendía bien (además de que no escuchaba correctamente pues tiene una pérdida auditiva muy grande). La Fiscal montó en cólera y expulsó con aspavientos y malos modos a mi madre del Juicio, que obedeció entre lágrimas e impotente, no pudiendo ser interrogada por el letrado de mi defensa.
  4. Se vulneró el artículo 704 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM) que dice: “Los testigos que hayan de declarar en el juicio oral permanecerán, hasta que sean llamados a prestar sus declaraciones, en un local a propósito, sin comunicación con los que hubiesen declarado, ni con otra persona”. No se habilitó ningún local, estaban en el pasillo del Juzgado todos los testigos, y según salían comentaban lo que les había preguntado, etc... Indicar, como muy bien sabe, que esta Ley, la LECRIM, fue promulgada en 1882. Reinaba Alfonso XII, el tatarabuelo de nuestro actual Jefe de Estado S.M. El Rey Felipe VI. Esta Ley está consolidada en su esencia, y ha estado vigente con la Segunda República, con Franco y en Democracia: no creo que haya una Ley en España más consesuada que esta. No está bien saltársela, al Pueblo le gustan los Procesos bien hechos y rechazan las Injusticias.
  5. Lo más grave es que se vulneró el artículo 705 de la LECRIM: “El Presidente mandará que entren a declarar los testigos de uno en uno”. Esto fue así todo el día, desde las 9 de la mañana hasta las 20 horas de la tarde. En ese momento, la Juez Paloma Míguez, sabiendo lo tarde que era y que al día siguiente había huelga, decidió incumplir la LECRIM y MANDÓ LLAMAR A QUE TESTIFICARAN A LA VEZA CUATRO TESTIGOS, LOS CUATRO TÉCNICOS DEL PUNTO DE ENCUENTRO, QUE FUERON DECLARANDO Y RESPONDIENDO CASI AL UNÍSONO. Ninguno de ellos se presentó antes de comenzar su declaración por su nombre, apellidos, estado civil y profesión, como exige también la LECRIM. En el caso de los técnicos del Punto de Encuentro solo facilitaron su número de DNI.

     6.- Aunque tuve oportunidad de hacer uso de la última palabra, la Juez    me apremió a que lo hiciera rápido, presionándome a que acabara mientras hacía mi alegato final. Serían cerca de las 10 de la noche cuando ocurrió esto.

Y bien, una vez acabó la Vista Oral, el Juicio quedó visto para Sentencia. El 26 de febrero la Juez Paloma Míguez dictó Sentencia. Se comunicó a las partes el 23 de marzo de 2018 (soy meticuloso con las fechas porque aquí viene otra de las grandes irregularidades del Proceso).

 

En el Boletín Oficial del Estado del día 5 de abril de 2018, Doña Paloma Míguez es nombrada Juez y se le adjudica destino en el Juzgado de Primera Instancia de Olot (Girona). El 13 de abril realiza la Juez Paloma Míguez Juramento de su Cargo ante S.M el Rey Felipe VI en Barcelona. Esto se puede encontrar todo en Internet.

 

Bien, pues un mes después de haber jurado su cargo, de haber recibido el despacho de manos del Rey y de tener destino en Olot (a más de 1000 km de Coruña), LA JUEZ DOÑA PALOMA MÍGUEZ DICTÓ UN AUTO DE ACLARACIÓN DE SENTENCIA, CON FECHA 5 DE MAYO DE 2018, Y LO FIRMA COMO JUEZ SUSTITUTA DEL PENAL 6 DE A CORUÑA.

 

Esto lo podría haber hecho, pero tendría que haber pedido permiso en este caso al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia por escrito, y el TSXG tenía que haberlo reflejado en sus Actas de Sala de Gobierno de que la Juez tenía autorización para hacer dicha Aclaración de Sentencia, a pesar de no tener Jurisdicción.Y en las Actas de 2018 y 2019 de la Sala de Gobierno del TSXG, que han sido revisadas meticulosamente, NO APARECE DICHA AUTORIZACIÓN.

 

Por finalizar con el tema de la Aclaración de la Sentencia. Tenía yo la Sentencia del Penal comunicada el 23 de marzo. Pusimos el recurso de Apelación en abril. Y en mayo, una vez puesto ya el recurso, me metieron extra 10 meses más de prisión vía Aclaración de la Sentencia. Esto no lo pude recurrir ni tampoco pude oponerme, algo que es contrario a Derecho.

 

Los 10 meses más era porque el delito de hostigamiento pasaba de 8 a 18 meses de prisión. Grave también que no se nos comunicara la solicitud del Fiscal de que se aclarara la Sentencia, y por ello no se pudo alegar nada. Un aumento de la Pena bastante considerable, vía Aclaración de Sentencia, frente a la que se presento Nulidad de Actuaciones y frente al cual Usted respondió en un Auto en el que Usted nuevamente no motiva su decisión, siendo ésta arbitraria y contraria a Derecho. Por supuesto mi nuevo Letrado ha solicitado Recurso de Amparo al Tribunal Constitucional, donde esperamos ser escuchados, porque como le decía, seguimos creyendo en las INSTITUCIONES.

Y bueno, me tocaba esperar Señoría. No tuve que esperar mucho para que la Audiencia Provincial de Coruña le diera firmeza a la sentencia, en octubre de 2018. Dos errores de la Audiencia Provincial a la que me dirigiré en su momento (pues consta en su Sentencia por escrito que procedieron al visionado de la grabación del Juicio: ¿cómo es posible que tres jueces, seis ojos, no hayan podido ver lo que yo he sido capaz de ver sin tener ningún conocimiento reglado de Derecho?).

El primero de los errores es que a día de hoy (4 de septiembre de 2019) no me han comunicado personalmente la Sentencia, como es debido en caso de cuestiones penales. El segundo es que la Audiencia tiene en cuenta la sentencia del 23 de marzo, pero por ningún lado aparece la Aclaración de la Sentencia ni los 10 meses extra. De todos modos Usted, Juez Ruano del Penal 6 de A Coruña, sí que incluyó los 10 meses extra de prisión, en contra de lo sentenciado por la Audiencia Provincial. Entre los propios Juzgados se contradicen con mi pena, y debería prevalecer lo que dice la Audiencia Provincial, por cuestión jerárquica. Pues no, Usted insiste una y otra vez en esos diez meses, aunque cuando me practicó la Liquidación de la Condena, cuando me encontraba en Teixeiro, no figuraban esos diez meses. Despropósito tras despropósito. Negligencia tras negligencia.

Bueno Señoría. Pues esto es lo que hay. Hay mucho, muchísimo más. Desde que me rescató de la prisión mi nuevo abogado Javier Vasallo, al que estaré en deuda eterna por haberme devuelto mi Libertad, injustamente arrebatada, y al que este verano he visto cómo se dejaba la piel poniendo unos excepcionales recursos que no han sido contestados por su parte ( o que si lo han sido algunos de ellos, no todos, no lo han sido de forma motivada).

Y ahora estamos batallando la Suspensión de la Ejecución de la Pena porque cumplo los requisitos del artículo 80.3 del Código Penal. Usted dice que no los cumplo. Muy bien, se acata y se recurre a la Audiencia Provincial. Ésta responde casi calcando sus argumentos. Muy bien, se recurre al Tribunal Supremo. Pero... esto a Usted no le encaja: nunca han dejado que mi caso haya salido del ámbito coruñés y han torpedeado cualquier intento de haber sido escuchado en Madrid.

Pues bien, en un Auto indescriptible, en pleno Agosto, usted refiere y pronostica arbitrariamente y sin dar motivos que el Supremo no va a admitir ese Recurso. Y sin más dilaciones (aquí sí que le entra prisa, Usted sabrá por qué), me envía a Prisión y ordena mi Busca y Captura (que también está recurrida, claro). Porque tengo pendientes de Resolución dos Recursos de Amparo ante el Constitucional, un Recurso de Casación ante el Supremo, dos de Apelación ante la Audiencia Provincial y varios Recursos de Reforma ante Usted...

Entonces, Señoría, ¿Usted con ese Auto no está dinamitando el Estado de Derecho y está hablando y decidiendo a priori en boca del Tribunal Supremo? ¿Que opinaría el Presidente de la Sala 2 del Excmo. Tribunal Supremo, Juez Marchena? Por cierto, que el Juicio del Procés que él presidió, fue para mí un ejemplo de transparencia y cumplimiento estricto de la legalidad, y el verlo en televisión y haber vivido yo en primera persona mi juicio, me llevo a la conclusión de que mi Juicio había sido un auténtico despropósito y me animó a leer sobre Leyes y Derecho.

Mire Señoría, Sr. Ruano, con todo el respeto del mundo, mi actual abogado bien me ha dicho y escrito que me dirija a un Centro Penitenciario y acate. Eso le honra: estoy en manos de un gran profesional. Cómo también le honra que al comunicarle mi decisión de exiliarme y tratar de solicitar Protección Internacional, me haya dicho que por principios me va a apoyar: no solo es gran profesional sino que tiene una gran humanidad al empatizar con mi sufrimiento, el de mis hijos y el de todos los que me quieren. Se agradece que mi abogado no me abandone, algo que ya sufrí el pasado noviembre por D. Ignacio Bermúdez de Castro, y que fue uno de los momentos más amargos de mi Proceso.

Indicarle, como Usted bien sabe, que mi ex mujer es Funcionaria y que lleva trabajando en Comisarías y en la Jefatura Superior de Policía de Galicia desde el año 2008. Y que cada día podía ver en esas Instalaciones decenas de carteles donde se recomendaba a las mujeres que estaban siendo víctimas de Violencia de Género que denunciaran: es curioso, un indicio bastante potente, que mi exmujer solo se acordara de denunciarme el día después de yo haber solicitado la Custodia Compartida ante la Justicia mediante Demanda de Divorcio.

 

Y añadirle, como supongo que usted sabrá bien, que una de las mejores amigas de mi exmujer, una de su grupo de whatsapp "Amigas para Siempre", es hija de un Magistrado del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Conocerá, supongo, que años ha fuimos invitados a su casa, incluso a alguna fiesta de carnaval (con el Magistrado disfrazado de Drácula, mis Hijos y yo, de piratas...). Y si no lo sabía, ya lo sabe Usted y mucha gente.

        

Nada mas Señoría. Deseo, por el bien de mis Hijos y el mío propio, por el bien de mis padres y hermanos, por el bien de mi pareja y sus hijos, por el bien de mis amigos y conocidos, etc... por el bien de todos ellos, que me quieren y que sufren ante tanta tropelía, le ruego que revise y verifique todo lo que aquí he expuesto, que es tan verdad como que dos y dos son cuatro.

 

 

 

Y aunque no tengo miedo a nada, sí que para terminar le quiero transmitir mi más honda preocupación: la Seguridad de mis Hijos. Es algo que he tratado con médicos y psicólogos, y aunque no lo tengo presente en mi día a día, es un pensamiento que me aparece en situaciones de máximo estrés, como la que tenemos todos ahora. Lea Usted los whatsapps de los últimos seis meses de relación y escuche la grabación entre mi exmujer y yo pensando separarnos, contraste estos documentos con el relato que se ha creado en la Sentencia, y entenderá a que me refiero.

 Reciba un afectuoso saludo,

Jose Antonio Pallero Bote