Coincidiendo con el 22º aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, la Fundación Miguel Ángel Blanco ha puesto en marcha una exposición itinerante con la que quiere resumir el espíritu de lo que se convirtió en un símbolo de la lucha contra el terrorismo de ETA -las manos blancas- a partir del asesinato de Francisco Tomás y Valiente, en 1996.

La muestra consta de 22 paneles de fotografías comentadas que repasan la evolución de la resistencia cívica y el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de jueces, políticos y personas anónimas y más conocidas, contra las actividades violentas y extorsionadoras de la banda terrorista.

El recorrido cronológico permite reencontrarse con los principales hitos políticos de España desde los años 70 y con movimientos como el Foro de Ermua o Basta Ya. “La voz de las manos blancas”, que cuenta con el respaldo del Gobierno de España y de la Comunidad de Madrid, es la primera iniciativa de un proyecto que aspira a profundizar en el estudio de la historia del movimiento cívico contra el terrorismo.

La exposición se podrá visitar del 11 de enero al 15 de febrero en el Centro Cultural Anabel Ochoa de Navalagamella, de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 h.