Me froto los ojos a dos manos y me los tengo que volver a frotar,  y así una dos y tres veces más sin conseguir ver, ni entender, donde está la gracia de semejante desorden estético y simbólico. ¡Qué despliegue de banderas y banderines que, sin orden ni concierto pretenden “adornar” la plaza del ayuntamiento de nuestro pueblo! La plaza de Brunete, españolísima, vestida de rojo y gualda en fiestas, se ha convertido en un par de mañanas en un auténtico circo, con su carpa y su… ¡más difícil todavía! ¡Qué despropósito de colocación de banderas!

Y me pregunto: ¿Saben, acaso qué simbolizan? ¿Es esto fruto de la ignorancia en cuanto a ordenamiento e importancia? ¡Voy a pensar que sí, aunque… también pienso que no y que hay mucho deseo de “desespañolizarlo” todo y a todos. Dejémoslo en ignorancia, o desconocimiento. ¡Pues mire, sea como fuere, mal, rematadamente mal!

Una institución oficial debe estar al corriente de estas cuestiones que están más que reglamentadas y cuya desatención puede ir de la ofensa al delito.

Como ya hemos dicho en ocasiones anteriores, la ley establece para los símbolos oficiales del Estado, la honra y deferencia que merecen. Entrañan un gran significado para todos los españoles y para los brunetenses en particular, como es el de honrar aquello que somos y que nos identifica. Como comentaba en otro artículo, el protocolo y el ceremonial, establecen en normas y decretos, basados en nuestra historia, cultura y tradiciones, el modo de honrar a los símbolos y signos que nos identifican y de los que nos sentimos orgullosos. Nuestro himno, nuestra bandera nacional, así como  las precedencias, es decir el lugar que estos deben ocupar en razón de su importancia. Y después de desahogarme, hemos llegado a donde quería porque:

 

En el balcón central cuelga la bandera de Brunete, a su izquierda la de la la Unión Europea y a su  derecha la de la Comunidad de Madrid.  Relegada a los balcones secundarios, a modo de adorno, la bandera de España.

Conforme al protocolo, la bandera de España ocupará siempre un lugar destacado, visible y de honor. Al colocarla con otras banderas, la de España debe ocupar un lugar preeminente y de máximo honor (el de la derecha) y las restantes no podrán tener nunca mayor tamaño. Así, la norma a seguir en cuanto a colocación se refiere, es la siguiente:

  • Cuando el número de banderas que ondeen juntas sea impar, la de España ocupará la posición central.
  • Si el número de banderas que ondeen juntas es par, de las dos posiciones que ocupan el centro, la de España ocupará la de la derecha de la presidencia, o lo que es lo mismo, la izquierda del observador.

A continuación se irán colocando el resto de banderas en orden de alternancia, derecha-izquierda. Es decir, que si por ejemplo tenemos que colocar la bandera española, la bandera de la comunidad autónoma y la bandera del ayuntamiento; un número de banderas impar, la de España iría al centro, la de la comunidad autónoma a su derecha (que es el lugar preferente) y la del ayuntamiento a la izquierda.

Pero por si quedan dudas que hable la ley, en este caso: ley 39/1981 de 28 de octubre por el que se regula el uso de la bandera y de otras banderas y enseñas y que dice lo siguiente:

 

DON JUAN CARLOS I, REY DE ESPAÑA

A todos los que la presente vieren y entendieren,

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley.

 

Artículo primero.

La bandera de España simboliza la nación; es signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y representa los valores superiores expresados en la Constitución.

Artículo segundo.

Uno. La bandera de España, de acuerdo con lo preceptuado en el artículo cuarto de la Constitución española, está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.

Dos. En la franja amarilla se podrá incorporar, en la forma que reglamentariamente se señale, el escudo de España.

Artículo quinto.

Cuando los Ayuntamientos y Diputaciones o cualesquiera otras Corporaciones públicas utilicen sus propias banderas, lo harán junto a la bandera de España en los términos de lo establecido en el artículo siguiente.

Artículo sexto.

Uno. Cuando se utilice la bandera de España ocupará siempre lugar destacado, visible y de honor.

Dos. Si junto a ella se utilizan otras banderas, la bandera de España ocupará lugar preeminente y de máximo honor y las restantes no podrán tener mayor tamaño.

Se entenderá como lugar preeminente y de máximo honor:

  1. a) Cuando el número de banderas que ondeen juntas sea impar, la posición central.
  2. b) Si el número de banderas que ondeen juntas es par, de las dos posiciones que ocupan el centro, la de la derecha de la presidencia si la hubiere o la izquierda del observador.

Artículo noveno.

Las autoridades corregirán en el acto las infracciones de esta Ley, restableciendo la legalidad que haya sido conculcada.

Artículo décimo.

Uno. Los ultrajes y ofensas a la bandera de España y a las contempladas en el artículo 4 del presente texto, se castigarán conforme a lo dispuesto en las leyes.

Tres. Los ultrajes y ofensas a las banderas a que se refiere el artículo tercero de esta ley, se considerarán siempre como cometidas con publicidad a los efectos de lo dispuesto en el citado artículo ciento veintitrés del Código Penal.

 

DISPOSICIÓN ADICIONAL

Se faculta al Gobierno para dictas las disposiciones que requiera el cumplimiento de la presente ley, la cual entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».

Por tanto,

Mando a todos los españoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar este Ley.

Palacio de la Zarzuela, Madrid, a veintiocho de octubre de mil novecientos ochenta y uno.

JUAN CARLOS R.

El Presidente del Gobierno,

LEOPOLDO CALVO-SOTELO Y BUSTELO

Como habrán podido observar la bandera de Europa ni se menciona, porque no es de obligada colocación y en Brunete la han puesto hasta marear y usurpando un lugar que no le corresponde.

Por si quedara o quedase duda a quien corresponda en el ayuntamiento, véase el enlace donde queda explicado de manera más gráfica  y sencilla.

 

A nuestra bandera: ¡Honra y honor!

 

 

“Hacen falta muchos medios para someter a España… este país y este pueblo no se parecen a ningún otro. No hay un solo español para defender mi causa.”

José I Bonaparte 

¡Ha dicho este, que fue otro usurpador!