En una publicación municipal el nuevo equipo de gobierno fijó la fecha para la celebración del Pleno Extraordinario en el que se iba a aprobar (tal como sucedió) el “SUELDAZO” que se ha puesto el nuevo alcalde  socialista, que asciende a 51.051 euros, subiéndoselo un 35% respecto a lo que cobraba el anterior alcalde Borja Gutierrez.
 
Nada del IPC que es lo que suele aplicarse al resto de los mortales… sino un 35%…situándose en el límite de lo que marca la Ley para sueldos de alcaldes de municipios de entre 10.001 y 20.000 habitantes.
 
Por supuesto también ha sido la primera vez en la historia del municipio, que se colocaba una bandera LGTBI en la fachada principal del Ayuntamiento, cuestión que provocó controversia,ante los habitantes de Brunete.
¿Era una cortina de humo la bandera LGTBI para distraer la atención del “sueldazo”?
 
Está claro que empiezan unos tiempos nuevos en Brunete...