En articulo precedente dedicado al CORTIJO o GRAN MENTIRA que hay en mi Pueblo, que viene de tiempos de la despoblación y alcanza a todo el ámbito local http://www.sierranortedigital.com/196785709/La-despoblacion-en-Lozoyuela-y-sus-efectos-La-gran-mentira.html se explican las razones y la historia de esté dañino proceso y se enumeran algunos de los frentes en los que los vecinos han tomado cartas en el asunto y luchan para restituir razón y derechos tras años de desvergonzado y fosilizado abuso de lo ajeno, que ahora hace que proceso de restitución venga necesariamente acompañado de escozor para los que abusaron. Entre los frentes abiertos está el del COTO.

ANTECEDENTES :

El coto privado M-10799 de Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias solicitado el 1-10-1981, abarcaba 50.760.000 m2 del término. Nació gracias a la cesión, no unánime, por los propietarios, de los derechos de explotación cinegética en sus fincas y permiso para su gestión al Ayuntamiento, recibiendo a cambio y solo, el compromiso del respeto, cuidado y mantenimiento del entorno (Cañadas, paredes, fuentes, daños ocasionados, etc.) y del respeto por las buenas costumbres y cautelas para una actividad así, algo que los naturales del lugar aprendimos de nuestros Padres en tiempos donde se mimaba el campo o entorno, pues era medio de vida y la caza una necesidad, mientras que hoy es ocio y para algunos negocio, y aquellas esenciales prioridades, principios y cautelas se han ido disolviendo, lo que ha sido la causa del conflicto que relatamos.

La despoblación trajo al Coto caras desconocidas, no criadas en el ámbito que concienciaba en lo esencial de cumplir los compromisos con las propiedades y el entorno, lo que derivó en deterioros (en compartida culpa con otros colectivos), ya que su prioridad no eran ni entorno ni propiedades. A esto se suma la inexistencia de control alguno por quienes tenían cedida la gestión (El Ayuntamiento), lo que acabó en el deterioro y desactualización legal actual.

Los propietarios, desoídos siempre, arreciaron en sus quejas en los últimos años y los cazadores ¡empezaron a ser conscientes de su existencia!, pero sin más acción que resolver algún caso puntual si el propietario se ponía muy pesado.

Era evidente, menos para los cazadores, que esto reventaría algún día, ya que éstos afirmaban que tenían cedidas las propiedades de por vida, como las “PREFERENTES”, lo que hacía que relajaran sus responsabilidades con el entorno y afianzaran una prepotente actitud con propietarios y el entorno.

EL VASO COLMA:

La anterior junta directiva y alcalde, que deberían haberlo resuelto fácil, no lo hicieron, al fin y al cabo los propietarios, en su mayoría, no votan aquí. Por ello, hace tres años, los propietarios pusimos en común los hechos sufridos por cada uno y quedó patente el malestar general, que hicimos llegar a la nueva Junta del Club de cazadores (LONASI).

LONASI :

Meses después, y gracias a la intervención de persona cabal de la junta, acceden a recibirnos. El presidente de LONASI, en una “entrevista” informal, casi furtiva y sin papeles, expone que para él “todo está bien, no hay quejas, todo está legal y para muchos años”. Es decir una dimensión paralela de la realidad de entorno y de los propietarios.

Se le piden documentos que ratifiquen lo del plazo de cesión “in eternam” de nuestras propiedades al Coto y contesta que no tienen documentos, curioso, ¿entonces como afirma que tienen la cesión “vitalicia” si no tienen documentos que lo muestren y la ley deja claro que el periodo máximo de concesión son cinco años?. Quedamos en celebrar nueva “entrevista” una vez consigamos, por ambas partes, los documentos que aclaren la situación y podamos acercar dimensión paralela y realidad. ¡Nunca recibiríamos los documentos solicitados!.

AYUNTAMIENTO :

le informamos de la situación, ¡que no parece ser de su incumbencia!, y solicitamos el expediente de constitución y cesión de derechos y gestión. Al cabo de unos días nos responden con cuatro páginas salteadas del mismo y la afirmación de que no tienen nada más, es decir que o mienten o han perdido el expediente (LOPD) y lo más extraño es que no han intentado pedir duplicado a la Comunidad y así se habría resuelto. Son claras las dificultades que encontramos en unos y otros.

LA COMUNIDAD :

Dado el panorama local, no nos queda otra que acudir a la Comunidad de Madrid, donde nos reciben los responsables de Flora y Fauna (Cotos), exponemos la situación, recibimos su apoyo y a los pocos días una copia del expediente del Coto (5-12-2016). Pedimos que le manden otra copia al Ayuntamiento, con el sonrojo propio de la situación. ¡Penoso, nosotros haciendo el trabajo del consistorio!.

MAS INTENTOS DE DIALOGO :

Estudiada la situación en profundidad y apoyados en asesores legales expertos en este asunto, re-informamos al Presidente de LONASI que la situación del coto, además de los incumplimientos con los propietarios, está mal y su situación derivará en cierre del coto si no hacemos algo y pronto, y que cuentan con nuestra ayuda.

JUNTA DE LONASI :

Tras meses de silencio y más de dos años del primer intento de contacto, logramos que accedan a reunión con nosotros. Aunque siguen en su dimensión paralela tras años de hacer de “su capa un sayo”, logramos mostrar el espíritu que nos mueve de resolver juntos los problemas que arrastra el coto, y les mostramos la mas que irregular situación de éste que hemos encontrado, proponiéndoles :

  • Refrescar los principios que llevaron a los propietarios a la cesión y que se cumplan, para ello celebrar reunión Ayuntamiento, LONASI y Propietarios, donde exponer la lista de principios y requisitos a incluir en la subasta pública y elaborar un plan de alineamiento legal sin “ruido” y sin interrupción de periodos de caza.
  • Cumplir con la ley, lo que requiere, entre otros, la obligación de subasta pública en los plazos prescritos y que incumple nuestro Pueblo.

La Junta de LONASI lo expone en Asamblea, y tras el guirigay de voces e improperios contra quienes defendemos lo nuestro y también el coto de la acumulada penosa gestión, salen voces sensatas que exponen que se debe tratar con los propietarios y dar solución dialogada, pero a pesar de ello, nada harán.

Solicitamos al Ayuntamiento reunión a tres bandas y ni nos recibe, pero responde con un escrito que dice “el ayuntamiento tiene la intención de estructurar un marco de relaciones con las partes”. ¿Cómo lo hará si no escucha a la parte principal?, ¿Para qué año?, ¿Olvida que se está fuera de ley desde hace años?.

Pedimos a LONASI que mueva el tema para la reunión a tres bandas, y de ello ni noticias.

MOVER A QUIEN NO QUIERE :

Los cazadores están confortables, tienen todo, no dan nada, no tienen cargas, ni control, era claro que la junta (con alguna excepción) no movería un dedo, acto gravemente irresponsable que perjudicará a todos los cazadores y de cuya causa y efecto solo ellos y el Ayuntamiento son responsables. ¡QUEDE CLARO!.

Al no haber respuestas, solo oídos sordos de quienes más preocupados deberían estar y tras meses de soportar esta situación, se le envía al presidente de LONASI un Mail donde se le informa que al no mostrar intención ni ellos ni el Consistorio a atendernos y resolver los problemas demostrados, unas cuantas familias propietarias hemos optado por abrir la via legal con el fin de concienciar de la fea e insostenible situación del coto a través de una carta/informe al Ayuntamiento por parte de letrado experto en el tema, donde se muestra que el avestrucismo de Ayuntamiento y LONASI acabará con el Coto si no sumamos esfuerzos, para resolver :

  • Los incumplimientos de la ley de Caza,
  • los de la ley de contratación pública,
  • los de la ley de bases de régimen local y
  • los compromisos con los propietarios.

En el mismo escrito, estas nueve familias firmantes :

  • Revocan la cesión de sus fincas y retiran las facultades de gestión al Ayuntamiento,
  • informan que según ley debe iniciar de oficio la declaración de nulidad de la adjudicación, y
  • proceder a subasta pública con las condiciones que exponen los propietarios.

Aunque el Ayuntamiento sigue evitando la reunión a tres bandas, confirma, por via paralela, que nuestro escrito tiene razón al 100% (ya lo sabíamos) y nombran a un concejal, que respetamos, sensato, con espíritu de concordia y ajeno a las subjetividades personales contra el firmante de este articulo. Los propietarios mantenemos reunión con él, a la que asiste un miembro de LONASI, y exponemos hechos y situación, además del camino para solucionar esto. El concejal coincide con todo ello, pero a los pocos días nos informan que ¡lo han apartado del tema!.

Tras esto la junta de LONASI envía un escrito a sus socios con la intención de esquivar su RESPONSABILIDAD CLARA Y TOTAL EN TODO ESTO, siguiendo el guion de quien ha sido “pillado”, que no tiene razones que esgrimir, ni soluciones que aportar y con esas sale echando las culpas y barro al mensajero, es decir a mi. En fin, parece que no saben contar, soy uno de las nueve familias firmantes del manifiesto legal y de las casi treinta familias que desean retirar sus fincas del coto, para empezar, por vuestra actitud ya longeva, aquí expuesta a la opinión pública, junto con la realidad de inconsistencia legal que habéis permitido unos y otros.

¡Ya está bien de hacer el cafre!, por ese camino no hay salida y creáis un problema donde no lo había.

Asumid vuestra responsabilidad por la situación y trabajemos juntos para resolverlo sin efectos para el Coto. No olvidéis, los propietarios defendemos nuestros derechos, el entorno, las propiedades y el cumplimiento legal, ¿vosotros qué defendéis?.

Cabe resaltar que nuestro Coto es el único del entorno pendiente de cumplir con los requisitos legales expuestos y me pregunto ¿Para que el coste de Alcaldes, secretario-interventor y servicios legales?.

LA SENCILLA SOLUCION

está en que los propietarios expongan sus demandas y requisitos, incorporarlos a las condiciones de la subasta pública, celebrarla pronto y notificar a la Comunidad que todo está resuelto. ¿Fácil verdad?, si, pero como la han pifiado se afanan solo en desviar la atención y echar culpas fuera, montando una recogida de firmas a favor del coto cuando nadie está en su contra y que no lleva a nada, en lugar de usar ese esfuerzo en hablar con las partes y cumplir con la ley para salvar el coto. En fin, como dice el cartel gracioso de algún bar “Hoy es un buen día, pero alguien vendrá y lo j…..”. ¿Será el Ayuntamiento?, ¿Será LONASI?, ¿Algún cacique?, ¿Todos juntos?.

Los propietarios debemos cumplir nuestras responsabilidades legales en los bienes donde se asienta el Coto, nuestros, no de los cazadores, luchar para que se cumplan las leyes y para restablecer el respeto a propiedades y entorno. ¿Eso está mal?.

Esperemos que la subasta se pueda realizar antes del cumplimiento de plazo y se eviten acciones reivindicativas por los propietarios, que son muchas, con mucha antigüedad y altamente testimoniadas.

¡Si amáis la caza protegerla con la razón y el dialogo, no con el abuso y la imposición!.

Hasta pronto

Carlos Pérez