Prácticamente olvidadas, estaban allí desde siempre. Sin embargo no figuran en inventario alguno que haga referencia a su origen. El motivo podría estar en la destrucción de archivos que padeció la Sierra Norte madrileña durante la invasión napoleónica de 1808 y la posterior guerra civil de 1936-39, cuando el frente estaba a muy pocos kilómetros. En épocas más recientes no se ha realizado todavía un estudio a gran escala que proporcione más datos históricos en esta zona de la Sierra de Madrid, quedando muchas incógnitas todavía por resolver.

            En el caso de Lozoyuela, podría tratarse de una pila bautismal, aunque sus reducidas dimensiones también apuntan a que fuese de agua bendita. Se encuentra actualmente situada en la nave principal y su ornamentación es de estrías a modo de rosca, muy corriente en capiteles y pilas bautismales de este estilo artístico.

Captura_de_pantalla_2018-02-15_a_las_19.55.22

Pila románica en la iglesia de San Nicolás de Bari (Lozoyuela)

           

            De época original es tan sólo la copa, pues el fuste y basamento corresponden a épocas posteriores.

Su datación podría estar en torno a los siglos XIII-XIV, cuando la repoblación cristiana ya se hizo efectiva en la cara Sur del Sistema Central, permaneciendo todavía ejemplos de arte románico en épocas tardías. No obstante, podría ser anterior, pues en La Cabrera y Venturada se conservan iglesias románicas de los siglos XI y XII respectivamente. Este hallazgo es una muestra más del índice de población que subsistía en la Sierra Norte, muy superior entonces a la “sierra rica”, prácticamente despoblada.

La iglesia de San Nicolás de Bari corresponde a distintas épocas, siendo la más antigua de principios del siglo XVII, pero es casi seguro que existió otra iglesia anterior, medieval, de la que no queda constatación alguna, ni si quiera en los cimientos, al estar levantada sobre roca viva.

Captura_de_pantalla_2018-02-15_a_las_19.57.06

La iglesia de San Nicolás de Bari (Lozoyuela) es de época muy posterior

El origen de esta población se sitúa durante la repoblación cristiana inmediata a su reconquista, lo que hace suponer la existencia de un templo anterior en la misma ubicación que el actual, seguramente románico. Hay que tener presente también su cercanía con el eje Norte-Sur del Camino de Santiago (eje Toledo-Burgos) con la consiguiente actividad desde épocas muy tempranas.

Igual caso es el de Navas de Buitrago, pequeña población de medio centenar de habitantes rodeada de encanto …y de vestigios románicos.

Captura_de_pantalla_2018-02-15_a_las_19.59.12

La iglesia de Navas de Buitrago aún conserva la cabecera absidal de época románica, aunque muy desvirtuada y recrecida en altura.

 

Datada también en el siglo XVII, la iglesia de la Santa Cruz de Navas de Buitrago tuvo también un pasado anterior. Aquí sin embargo es posible constatarlo observando la cabecera en forma de ábside semicircular, aunque muy desvirtuado por las intervenciones sufridas a lo largo del tiempo. Parece increíble que haya pasado desapercibido este particular, pues casi toda la bibliografía consultada lo ignora. Como excepción, José Ignacio López de Silanés, sí hace mención al origen románico de esta iglesia en su libro El Románico en Madrid pero no hay referencia alguna a la pila de agua bendita, quizás por estar situada en lugar poco visible, casi oculta por la puerta de acceso. Dicha pila, ornamentada por estrías lobuladas, de cuya tipología hay bastantes ejemplos en el arte Románico, se conserva prácticamente intacta y tanto la copa como el fuste y basamento son originales.

 Captura_de_pantalla_2018-02-15_a_las_20.00.19

 

La pila de agua bendita de la iglesia de la Santa Cruz de Navas de Buitrago.

 

Ambos ejemplos son testigos de la evolución de la Sierra Norte durante el medievo, esa época denominada oscura, más por desconocimiento que por otra cosa. En mi libro Románico y Camino en la Sierra Norte de Madrid, doy mucha importancia al hecho de que es mucho más lo que no sabemos, lo que está por descubrir. El libro, que apareció en Septiembre, empieza a estar desfasado por el hallazgo de estas dos pilas, y ojalá sigan viniendo novedades.

Por último, quiero agradecer al Ayuntamiento de Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias todo el apoyo que me están brindando en este estudio.

 

 

José Manuel Encinas Plaza

Maquetista / arqueólogo

www.encinasplaza.com