El Ayuntamiento de Madrid ha decidido no abrir expediente al supervisor de los Agentes de Movilidad de la capital que el pasado 25 de marzo mató sin querer a su cuñado tras aplicarle una llave de artes marciales. Se trata de J. M. R. B, de 41 años, que fue puesto a disposición judicial en Torrelaguna tras el trágico suceso, pero que salió el pasado sábado en libertad con cargos y sin fianza por un presunto delito de homicidio imprudente.

 

El juez confirma que el detenido trató de reducir a su cuñado en la calle del Molino de Viento de la localidad, en la puerta de ‘El Molino’, después de que éste, conocido como ‘El Tocayo’, le amenazara con un palo. El detenido aseguró que le había intentado realizar esta llave de kárate para calmarlo, sobre todo porque ya había amenazado también a sus hijos. Pero la mala suerte quiso que el fallecido perdiese el conocimiento durante el suceso, posiblemente por un golpe en la cabeza tras caer al suelo, y acabó asfixiado, según cuentan también fuentes de la investigación.

 

El acusado no va a ser expedientado porque el propio Ayuntamiento de Madrid considera que los hechos son ajenos a su trabajo y ocurrieron fuera de su jornada laboral estando de paisano. Es supervisor de los agentes de movilidad del Ayuntamiento de Madrid y trabaja en la Unidad Norte del mismo, en el distrito de Chamartín.