Una Plataforma Vecinal surgida a raíz de las informaciones aparecidas en prensa y televisión, donde se comunicaba que lo que con tanta ilusión habíamos acogido en nuestro pueblo, una residencia de personas con diversidad funcional, se iba a convertir en una residencia para menores extranjeros no acompañados. La noticia nos conmovió como buenos conocedores de nuestro entorno, ya que nadie mejor que nosotros, sabe que es imposible realizar ningún tipo de política de inclusión social con unos jóvenes a los que no se les puede ofrecer ni educación, ni salud, ni deporte, ni ocio, ni cultura, en resumidas cuentas, no se les puede ofrecer a estos niños y niñas, lo que los nuestros propios ni tienen, ni han tenido, por ello, los pocos vecinos y vecinas que quedamos somos casi todos jubilados.

No se puede integrar en una carcel de cristal, rodeados de nieve y frío.

 

Seguramente también, son conscientes de la buena consideración que tuvo entre todos nosotros la noticia, de que por fin, alguien iba a apostar por realizar un nuevo proyecto de emprendimiento en nuestro pueblo, que podría significar empleo para que algún joven decidiera ubicar su residencia en Somosierra, y por supuesto una dinámica económica que desde hacía mucho tiempo no se producía. Pese al empeño de algunos por difundir lo contrario, Somosierra no es un municipio hostil, por ubicación, tanto el pueblo como sus gentes son hospitalarios, solidarios, acostumbrados al clima extremo del invierno, al paso de personas de todo tipo de nacionalidades y conocedores de las duras condiciones que se soportan durante una gran parte del año. Por eso defendemos y seguiremos defendiendo que este no es ni mucho menos el mejor sitio para traer a ningún adolescente con necesidad de programas específicos de integración.

 

Aunque entendemos que ante la posibilidad de recuperar parte de la inversión realizada por ustedes y ante la ausencia de perspectivas de concertar las plazas de residencia con la Comunidad de Madrid de otra forma, ustedes acojan cualquier iniciativa que les resulte rentable, aunque sea fruto de presiones por parte de la Administración responsable. Es por esto, que nos gustaría solicitar su ayuda para que, entre todos, consigamos que aquella idea inicial de la residencia para personas con diversidad funcional pueda ser una realidad. Así mismo les ofrecemos nuestra ayuda para ir con ustedes de la mano a visitar a las administraciones o entidades responsables para que esa residencia pueda ser una realidad lo antes posible. Entendemos que entre todos será algo más fácil que la Comunidad de Madrid piense en Somosierra como una apuesta a largo plazo con la residencia de personas con diversidad funcional y no de la manera cortoplacista que nos ve ahora con la única finalidad de solventar un problema temporal, que además, no va a ser la solución para casi nadie.

 

Lamentaríamos mucho que cualquier gestión, normativa o decisión pasada o presente, nos prive a todos durante mucho tiempo, o incluso definitivamente de ese largo futuro que podríamos disfrutar juntos con la apertura de la residencia para personas con diversidad funcional, que sin duda haría rentable para ustedes la apuesta que hicieron en su día por Somosierra y podría significar para Somosierra un punto de inflexión en su futuro como municipio. Esperamos que reciban esta carta con la cordialidad que se la escribimos y sepan leer que no queremos estar frente a ustedes sino a su lado, aunque por supuesto, si no es así, seguiremos defendiendo hasta las últimas consecuencias que Somosierra no es lugar para la integración de esos niños y niñas.