La última celebración, celebrada el 2 de enero, llegó a alcanzar los 2000 visitantes. Este Belén viviente -compuesto por dieciséis escenas repartidas por todo el pueblo, al anochecer, con  un recorrido iluminado por antorchas y candiles- es uno de los más visitados  en  la Comunidad.

 

Un Belén viviente con cerca de doscientos actores, los propios berroqueños, y con mucho encanto. La diferencia de esta obra, es presentar tanto las tradiciones bíblicas como las de su localidad, recordando los antiguos oficios de la Sierra Norte, pero  siempre centrándose en la figura de Jesús.

 

Su  XVII  representación resume el trabajo y sacrificio  trabajado durante los últimos años, ya que se ha conseguido un récord de presencia en este año debido a que poco a poco se ha ido haciendo notar entre los mejores belenes españoles, hasta proclamarse el mejor en el 2013.

 

Su camino comienza con las oscuras calles de El Berrueco, dando una imagen más histórica ya que la única luz que podemos encontrar por el camino es la de las antorchas. Así comienza su primera escena, todas ellas  con la noche oscura de la localidad.

 

En el momento que se enciende las luces de la escena, la pequeña pieza teatral comienza a rodar, con una duración de 3-4 minutos, los actores nos cuentan como comienza la historia del nacimiento de Jesús y como lo enmarcan en las tradiciones típicas del municipio.

 

Son muchas escenas en las cuales nos podemos encontrar el oficio del alguacil, la cantería y su correspondiente historia sobre su típica y famosa piedra, la herrería, las gachas(comida tradicional),la panadería, carpintería, lavandería, la matanza,el castañar, el mercado y acabando así en el portal, en el cual nació el niño Jesús.

 

Todo un recorrido histórico que ningún ciudadano se debería perder.