Hoy se inaugura el Hotel Rural “Papamoscas” con una jornada de puertas abiertas para los vecinos de La Hiruela. Sandra Gil y Rubén Pla se han hecho cargo de la gestión del establecimiento y, como bienvenida, invitaran a los asistentes a conocer las instalaciones y a degustar un desayuno con café y tortas de elaboración propia. Más tarde, los más rezagados también tendrán la oportunidad de tomar una cerveza o vino con aperitivo.

Sandra Gil y Rubén Pla, acompañados de sus dos hijas, se han desplazado hasta La Hiruela para empezar una nueva vida. Estos jóvenes emprendedores regentaron en Alicante durante cuatro años un exitoso negocio dedicado a prestar servicios de aromatización a empresas. El año pasado tomaron una decisión un tanto arriesgada, vender una empresa que funcionaba para buscar un entorno más tranquilo donde pudieran crecer felizmente sus hijas. “Para mis niñas no queríamos este modo de vida, por el estrés que nos generaba. Cuando nació nuestra segunda hija, en el hospital Rubén me dijo que si vendíamos la empresa. Nos iba muy bien y acabábamos de invertir para su expansión, pero no me lo pensé demasiado y en un mes ya la habíamos vendido”, afirma Sandra.

Tras la venta, la pareja necesitaba un tiempo de reflexión para buscar un lugar donde realmente pudieran sentirse a gusto. Antes de venir a La Hiruela, vivían en Godelleta, un pueblo de Valencia donde se trasladaron después de vender la empresa para estar más cerca de su familia. Un día, trasteando por la red, Rubén leyó un reportaje sobre la despoblación de la Sierra del Rincón y, sin dudarlo, se pusieron en contacto con ayuntamientos de la zona. En La Hiruela, les informaron que, justo en esos días, iban a sacar a concurso un hotel rural. “Luego contactó con nosotros el alcalde y nos dijo que nos desplazásemos a conocer el pueblo. A la semana siguiente vinimos a conocerlo y nos encantó. Era lo que estábamos buscando, a nosotros nos gusta la montaña, el pueblo está perfectamente conservado, encima no le cruza ninguna carretera. Aunque teníamos la idea de montar otros negocios rurales, nos echamos para adelante y decidimos presentar nuestro proyecto que fue el finalmente elegido”, explican ambos.

El hotel rural “Papamoscas” dispone de 5 habitaciones, una de ellas está adaptada para personas con movilidad reducida. Esta no dispone de cocina, las otras cuatro sí que están equipadas con cocina, dos de ellas tienen capacidad para 4 personas y las dos restantes para 2. En todas, el desayuno, tipo bufet, va incluido en el precio de la habitación. “El desayuno queremos que sea con productos caseros, el zumo de naranja y el café lo prepararemos nosotros todas las mañanas y durante el resto del día, los clientes dispondrán de una cafetera y un calentador de agua para el té en la sala de estar, para que puedan sentarse a conversar, leer un libro…”. La próxima semana estará operativa su propia web: www.hotelruralpapamoscas.es, también la información de su hotel se publicitará en todos los buscadores rurales y en las diferentes entidades serranas y de la Comunidad de Madrid: Reserva de la Biosfera, Villa San Roque, ayuntamientos próximos, Madrid.org…Además tienen previsto organizar paquetes que complementen la propia actividad del hotel. “Queremos promocionar las sendas del municipio y el turismo activo, rutas en bicicleta, a caballo…que la gente no sólo venga a descansar y desconectar. Nosotros somos deportistas y aspiramos a captar a todo aquel que le guste el deporte para que pueda venir a entrenar entre semana a un sitio tranquilo. También elaborar productos de la zona, tartas típicas, mermelada de pero…crear una marca Hiruela”, relata

Rubén. Otra posibilidad es la organización de bodas al aire libre en este maravilloso entorno “aunque primero tenemos que organizar la nuestra”, apostilla, entre risas, Sandra.

Hasta el momento, su experiencia vital en La Hiruela es muy positiva, “la vida en el pueblo es muy tranquila y las niñas aquí están encantadas. Desde el primer momento que vimos el colegio de Montejo se nos quitaron todas las dudas para desplazarnos hasta la zona. Nos gusta su sistema de enseñanza y su acogedor ambiente…También va nuestra hija pequeña y no la pensábamos llevar…pero ahora quieren ir hasta los sábados y domingos. Carmen es muy maja y elabora una estupenda cocina casera, con productos del huerto, estamos muy contentos”, finalizan ilusionados Sandra y Rubén.

Hoy ya vienen los primeros clientes y la próxima semana será la inauguración oficial a la que se invitará a alcaldes de la zona, entidades de la comarca, representantes de la Comunidad de Madrid y prensa.

El original nombre del hotel rural rinde homenaje a las labores de investigación que realizan cada año los biólogos de la Estación Biológica de Doñana-CSIC. Estos profesionales se desplazan cada año hasta La Hiruela para el estudio del Papamoscas cerrojillo, ave forestal migratoria que pasa el invierno en el África subsahariana y migra en primavera para anidar en el municipio.