No son los Pirineos, es la chorrera de san Mamés en la Sierra Norte de Madrid tras la primera nevada, enviado por uno de nuestros lectores: