El pasado fin de semana se celebró el Día de la Miel y de la Abeja en La Hiruela, la primera de las Jornadas del Sabor, Paisaje y Tradición que organiza la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón y que en los próximos fines de semana tendrá lugar en los pueblos de Horcajuelo de la Sierra, Puebla de la Sierra, Montejo de la Sierra y Prádena del Rincón.

 

Sendas guiadas, talleres, catas, visitas al Museo Etnológico y al Molino Harinero y feria de productos artesanales; una gran variedad de actividades que ofrecieron a los asistentes, grandes y pequeños, la oportunidad exclusiva de conocer de la mano de expertos el entorno vegetal de La Hiruela, sus costumbres tradicionales y todo sobre la apicultura.

 

La senda “No le Pidas Peras al Olmo”, guiada por los biólogos Margarita López y Jorge Baonza, descubrió lo característico de la vegetación del municipio. Explicaron cómo en un espacio de superficie relativamente tan pequeño se encuentran ejemplares de la vegetación mediterránea, como roble melojo; y de la eurosiberiana, como avellanos, abedules o el roble albar. 

 

Además revelaron como al tratarse de un valle aislado orográficamente sin grandes extensiones para el cultivo, se forjó una convivencia entre la naturaleza y el uso del territorio. Este es el motivo por el que este pueblo de la Sierra del Rincón posee un gran número de pequeñas huertas frutales con cinco tipos de frutales diferentes - manzanas, ciruelos, guindos, cerezos, perales - que su vez tenían variedades distintas. Es el caso del conocido como Pero de La Hiruela, una variedad de manzana.

 

Por su parte, las sendas apibotánicas trasladaron a los asistentes al mundo de las abejas y la miel. En el recorrido del camino que une el pueblo hasta su colmenar, Alberto Castro, de Apitecnic, explicó la diferencia entre las abejas reinas, las obreras y los zánganos, las diferencias entre miel, propóleo, veneno y jalea real; y todo sobre la vida de las abejas en las colmenas. La senda terminó en la propia colmena del pueblo para conocerlas de cerca.

 

A mediodía, los participantes aprovecharon para probar las tapas de los bares de la localidad que participan en la Segunda Feria Las Tapas del Rincón que tiene lugar durante todo el mes en los municipios de esta zona de la Sierra de Madrid. La Casa Aldaba  realizó su tapa “El Patatús” y el Bar Social La Hiruela “De la Huerta Catalina”. A las 16:00 horas siguieron las actividades con los talleres de cata de miel y elaboración de velas, con éxito de asistentes.

 

La Hiruela es uno de los cinco pueblos que forman la Sierra del Rincón de la Comunidad de Madrid. Se sitúa a las faldas del vertiginoso alto de Bañaderos, rodeado por los Picos de La Morra de la Dehesa y Cabeza del Burrial. Tras varias divisiones de provincias, desde 1838 se integró a la provincia de Madrid, siendo el pueblo más alejado de la capital. 

 

El trazado urbano, se mantiene desde el siglo XVIII. Es como hacer un viaje en el tiempo al adentrarte en las calles del pueblo entre edificios construidos en mampostería de piedra y barro, tabiquería de adobe y carpintería de roble en la estructura de vigas, pilares, cargaderos…