Como dice el títulko del artículo este Belén Viviente de todos los que tiene nuestra Sierra Norte, es diferente a los demás. Ni mejor, ni peor que para eso ya están los rankings que hace la Comunidad de Madrid, pero hay que tener en cuenta en este Belén unas cuantas cosas:

Es todo el pueblo el que lo prepara durante 24 horas intensas, ya que son las propias calles del pueblo las que se transforman como un escenario de la época. Por donde hacia unos minutos, pasaban coches, autobuses y los vecinos se acercaban a su Ayuntamiento, su Centro de Salud y los niños a su colegio, esos mismos escenarios, se convierten en unas horas de intensísimo trabajo en el portal, la escuela, el río con sus lavanderas, por donde el resto del año no pasa ni una gota de agua,el palacio de Herodes es la puerta del Ayuntamiento, imaginamos que por nada en especial...

 

En definitiva, un Belén distinto de un pueblo pequeño en donde en su única representación congregó a más de 2000 personas.

 

Totalmente recomendable que para el siguiente año se reserve una fecha en nuestras agendas para presenciar el trabajo de todos los vecinos de Valdepiélagos realizan y ver el espectacular resultado: