Los perros que atacaron el jueves a un niño de tres años en El Molar no estaban registrados, según han confirmado fuentes municipales a Europa Press. El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil investiga ahora si el dueño de los animales tenía un criadero. Los agentes han retirado 10 perros de razas Bull terrier y American Staffordshire terrier de la finca en la que resultó gravemente herido el niño por unas mordeduras que le arrancaron las orejas. Entre los ejemplares hay perros de razas consideradas potencialmente peligrosas.

 
 

“Se ha actuado de oficio. Se han abierto diligencias para esclarecer por qué esta persona tenía tantos perros, si tenía la documentación oportuna y si se dedicaba a la venta, pero aún todo está en fase de investigación”, señalan fuentes del instituto armado.

 

Estas sostienen que la finca en la que los perros mordieron al pequeño de tres años está totalmente vallada, pero que la legislación regional dice que “cuando haya personas ajenas al domicilio, estos animales deben de estar atados o en un lugar habilitado del que no puedan salir”. También se investiga por qué en esos terrenos existían tantos perros. “La legislación dice que para tener más de cinco animales domésticos se requiere tener un núcleo zoológico regularizado”.

Las primeras hipótesis apuntan a que la familia del niño estaba visitando la casa de un amigo, situada a las afueras del pueblo, y que el menor se quedó jugando con los animales. A las 16.20 el pequeño fue atacado por los canes. Lo encontraron inconsciente y herido. Fue inmediatamente trasladado en estado grave al hospital de La Paz (Madrid), donde permanece ingresado. El menor tiene las dos orejas arrancadas, una mordedura grave en el muslo izquierdo y varias heridas en la cara de menor gravedad, según los servicios de urgencias.

 

No es la primera vez que sucede un hecho similar en El Molar. En abril, una mujer de 53 años murió tras ser atacada por su perro, un presa canario. La víctima tenía la parte alta de su chalé acondicionada para criar ejemplares de pitbull y se dedicaba a la explotación de estos animales.

La Real Sociedad Canina de España ha emitido un comunicado para desear una pronta recuperación al niño que “ha sufrido unas terribles heridas a causa del ataque producido por uno o varios perros en una finca privada de El Molar”. Además, ha pedido que se haga una tenencia responsable de los perros “a través de la educación y socialización temprana, el respeto a las medidas legales establecidas para cada caso y la selección adecuada de las razas”.

Captura_de_pantalla_2017-12-29_a_las_22.10.58Para: https://elpais.com/ccaa/2017/12/29/madrid/1514538761_261298.html

La alcaldesa de la localidad, Yolanda Sanz Rojas, señaló que está «muy preocupada» por el estado del niño, cuya evolución «está siguiendo de cerca». El menor, que fue trasladado por su familia al Centro de Urgencias Extrahospitalarias (CUE) de El Molar, presentaba varias mordeduras de perro, las dos orejas arrancadas, una mordedura grave en un muslo y varias en la cara de menor gravedad.

Las primeras hipótesis apuntan a que el menor se quedó jugando con los perros y posteriormente fue localizado inconsciente y herido por las mordeduras.