Pasadas las 17:30 horas de ayer y con un calor sofocante y el mercurio del termómetro superando los 40 grados, empezó un incendio a las puertas de Miraval que tuvo a todo el pueblo pendiente del humo y las llamas.

Gracias a la rápida actuación de los bomberos y a la inestimables ayuda de los tractores de los agricultores que se encontraban cosechando por la zona, el incendio pudo ser controlado.

Los bomberos acudieron a los hidrantes de la urbanización Miraval a cargar agua mientras varios helicópteros recargaban en los lagos del Campo de Golf.

5 horas después los retenes de los bomberos seguían refrescando la zona calcinada desde la entrada a la urbanización Miraval hasta el camino del colesterol.