Ante los desagradables sucesos en el pasado pleno celebrado el jueves 28 de Enero, en el que D. Emilio de Frutos Sebastián portavoz del grupo del Partido Popular en el ayuntamiento de El Molar, fue EXPULSADO por segunda vez del salón de plenos en esta legislatura por decisión caprichosa y antijurídica de Dña. Yolanda Sanz Rojas, alcaldesa de El Molar (Ciudadanos), el Partido Popular de El Molar Informa:

 

Que Doña Yolanda Sanz no digiere que se le recuerde como quiso vender la dehesa con alevosía y nocturnidad o que bajo su gestión le desapareciera por arte de magia a todos los molareños 3.000 metros de zona verde en el desarrollo urbanístico de Peña de la Pala.

 

Ahora, en esta nueva legislatura y en menos de un año de legislatura, ya se ha cargado la afición por el motocross de los molareños, precintando un circuito que en 2015 albergó hasta una prueba de mundial, se ha cargado también de un plumazo el convenio con la protectora de animales local, proyecto que sacan adelante vecinos del municipio de forma voluntaria, dando un servicio inmejorable que atiende a la pérdida de animales con o sin dueño conocido y a su posterior adopción por ciudadanos de El Molar.

 

Para colmo de su gestión nefasta en tan poco tiempo, intenta que se le apruebe endeudamiento a través de crédito de 900.000 euros, para depositar a solicitud de REE unas hipotéticas sentencia de justiprecio a favor de los vecinos que han decidido no aceptar el ofrecido por el ayuntamiento en su día y han acudido a la vía contenciosa, como le estaba recordando a la Alcaldesa, D. Emilio de Frutos; “cuando salga la sentencia evidentemente habrá que pagarlo si es que ese es el tenor literal de ella, pero mientras tanto y como venimos diciéndole a REE desde 2013, para que tengan el dinero ellos generándole intereses, mejor lo tenemos nosotros”, en uso de su turno de palabra, la Señora alcaldesa entró en pánico por volver a quedar en ridículo, y ni corta ni perezosa lo expulsó del salón de plenos.

 

Entendemos desde el Partido Popular, que se puede estar o no de acuerdo en las tesis de cada grupo municipal y en sus exposiciones en el pleno, pero que atenta contra la base de la democracia, pluralismo y participación recogida en nuestra Constitución, impedir que los portavoces de los grupos no puedan expresar cuantas opiniones deseen de cada tema, siempre que se haga con el respeto y educación debida como es el caso, porque en realidad a quien se falta al respeto es a los cientos de vecinos y vecinas que han elegido esa opción dejándoles sin voz y gobernando a sus espaldas. Un claro ejemplo práctico de despotismo ilustrado, gobierno para el pueblo, sin el pueblo el que nos ha regalado este pleno de enero nuestra alcaldesa Yolanda Sanz Rojas.