Bueno, bueno. Ya estamos otra vez liados por nuestra “queridísima” Comunidad de Madrid. Nos siguen metiendo lobos en nuestra Sierra, ahora de dos patitas, pero con tanta o más mala leche que el conocido Canis lupus.

En esta Sierra, tan abandonada por la “queridísima” nos siguen ninguneando, vacilando, menospreciando y riéndose de nosotros sin ningún escrúpulo…vamos que no somos nada para ellos.

Había hasta hace cuatro días un proyecto de una hermosa Residencia para Discapacitados en Somosierra, que después de unos años presentando el proyecto, conseguir los permisos necesarios, para la consecución de su apertura, llega la “queridísima” y sus alabarderos y a golpe de corneta y lanza al hombro nos imponen sus deseo, que no es otro que disfrutar con nuestro trasero…pero sin vaselina, para que nos escueza. Pero no pasa ná, es por cariño…pura desinfección y limpieza sutil de esfínter, para que no padezcamos obturación del Colon.

Se había proyectado una Residencia para Discapacitados, que por cierto iba a dar más de un centenar de empleos. Una Sierra en la que la gente joven tiene que emigrar para poder crearse un futuro o una familia, pero no…aquí esto es muy, muy difícil y más si un lugar como este que podía dar empleo a un montón de gente, pues nos lo quitan…claro cómo vamos sobraos. Ha costado dos años conseguir que esta Residencia pudiera ser efectiva, le han dado largas muchas veces para conseguir todos los permisos y demás tramites y una vez que lo consiguen. Oh maravilla. De buenas a primeras y en menos de un cuarto de hora lo convierten en un centro de reubicación de menores extranjeros no acompañados. A todo esto el centro no está preparado en medidas de seguridad ni de atención, ni de personal cualificado para estos menesteres pero, como a los que dirigen el cotarro les importamos una mierda, pues ala, más lobos a la Sierra.

Como le pone a esta gente hacérnoslas pasar canutas. Oiga que queremos un tren de cercanías…pa qué, si los lobos no suben al tren y los otros vivirán de cine en el centro residencial y de paso, en los ratos libres hacer notar su presencia en los pueblos de al lado…toda una “alegría” para los pocos habitantes de ellos. Oiga que queremos trabajo en la Sierra…pa qué, si los lobos ya comen por vuestra cuentan y de vuestro ganado y a los otros ya los alimentamos nosotros, también por vuestra cuenta. Oiga que queremos un Hospital más cercano, que no tengamos que hacer ochenta kilómetros para salvarnos, Venturada por ejemplo…pa qué, si los lobos no enferman, solo si les pegan un tiro y, a ver quién es el machote que se atreve…y los otros ya los cuidamos nosotros…también a cuenta vuestra. Y que tal una Residencia de Ancianos Concertada…pa qué, si con lo que les quitamos de su pensión igual alguno de estas pobres criaturas que están en el centro, de tanto saltar la valla y correr delante de la policía, nos salen deportistas de elite y va cayendo alguna medalla en algún campeonato europeo o similar…importantísimo, por cierto

Como se puede ver es todo por amor al prójimo, a los de la Sierra…pa qué.

Si lo que importa es que vean la solidaridad con los que viene de fuera, muy loable por cierto, ese salir en primera plana demostrando ese corazón henchido de amor desparramándolo a diestro y siniestro, fotos, sonrisas, parabienes…pero para los de la Sierra, sin vaselina y pa dentro…el amor es lo que tiene…tiene la parte de embeleso sus besos y la parte fogosa y ahí…puede ocurrir cualquier cosa…hasta quedarte preñado, es lo que pasa cuando todos vienen pro-metiendo…

Luis Fco Durán