Una de las manifestaciones tradicionales más importantes se celebra cada Navidad en la Iglesia de Parroquial de San Vicente Mártir, bailando y cantando “LA PASTORELA”.

Se trata de una danza pastoril tradicional que no se sabe exactamente cuándo comenzó. Los primeros escritos a los que hacen referencia datan del siglo XV, aunque se piensa que la PASTORELA se remonta al siglo XIII. En Nochebuena, los pastores bajan al pueblo y van a la Iglesia a presentar al Niño Dios los mejores corderos de sus rebaños en la Misa del Gallo.

A su lado están los músicos con instrumentos rudimentarios y artesanales; tambos, panderetas, zambombas, el almirez y un xilófono de huesos llamado carreñuelas.

2062_pastorela-braojos

Comienza la Misa cantando villancicos mientras entran nueve pastores bailando y se acercan al Altar. Los dirige “el Zarragón”, que marca el ritmo y se sitúa en medio de las dos hileras que forman los pastores. Llevan en la mano un cayado, visten traje de cuero, recuerdo de los antiguos arreos de los pastores, albarcas y un morral.

Bailan diferentes partes de la misa en un latín popular: Kirie, Gloria, Credo, Agnus Dei y la Adoración del Niño Jesús, al finalizar la Eucaristía.

Esta tradicional celebración se lleva a cabo en la Misa del Gallo y además en las Misas de Navidad, Año Nuevo y Reyes a las 13 h. en el marco incomparable de una de las joyas de la Sierra Norte, la Iglesia de San Vicente Mártir. Así que si os habéis perdido las anteriores, mañana, Día de Reyes, tendréis otra oportunidad de disfrutar de una de las representaciones más antiguas e importantes que se celebran en Braojos de la Sierra.