Mª Teresa Mañero elaboró en 1941 una descripción de la Cruz Procesional de Buitrago, tras la exposición de orfebrería y objetos de culto en la que se incluía esta pieza. Publicó el trabajo en el Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de Valladolid (tomo VIII - 1941/42). La exposición fue organizada por la Comisaría del Patrimonio Artístico Nacional, y tuvo lugar en Madrid el año 1941.

 

La autora considera que la Cruz es notable desde muchos puntos de vista, pero sobre todo desde el de la decoración, valiente, atrevida y original, según su propia opinión.

A continuación, se presenta la descripción de la Cruz basada en el trabajo de esta historiadora y apoyada con fotografías. Sobre el original se han detectado algunos pequeños fallos o erratas que se ha creído conveniente subsanar. También incluye este álbum un bosquejo biográfico del autor, sobradamente conocido, un glosario de términos artísticos relacionado con la descripción de la cruz y bibliografía.

La cruz

Mide noventa centímetros de altura y está constituida por planchas de plata, fundida, cincelada y dorada en partes, montadas sobre alma de madera. Forman la cruz cuatro grandes lóbulos que arrancan de un cuadro central. En sus extremos se adicionan cuerpos poligonales de lados curvos entrantes. El grueso de la madera se cubre con planchuela moldurada de cuyo centro arranca una crestería de flores de lis que bordea toda la cruz. En los ángulos de intersección de los brazos y en los extremos de éstos, se ven los cogollos típicos de las cosas de la época. Cada uno de los lóbulos, como los cuerpos de los extremos, se perfilan por un bordón moldurado sencillo.

 

Anverso, brazo superior

En el brazo superior el lóbulo se decora con un motivo de grutescos, constituido por una flor de adormidera, rodeada de hojas dobladas, de las que salen otras como de cardinas y debajo de esto una cabeza de felino sobre la que va un largo vástago que sostiene en la parte superior una carátula de viejo, en cuya boca se encaja, y de la que surgen roleos terminados en cabezas de caballo y flores estilizadas que enmarcan una cartela sujeta con cintas al vástago, donde se lee la fecha 1546. Se corona este brazo, como los otros dos, por el aditamento poligonal a que ya se ha hecho referencia, rebordeado también por bordón moldurado sin dorar. En el centro de este recuadro hay una representación de la Magdalena, que es una estatuilla fundida, repasada a cincel, en la que se copia otra que aparece en el reverso. Faltan dos de sus cogollos y parte de la crestería (actualmente restaurados).

 

Anverso, brazo derecho

En el brazo derecho la parte lobulada se llena con un motivo de grutesco formado por una figura de viejo barbudo, desnudo y con alas, cuyo cuerpo termina en cola escamosa y a su vez ésta en roleo de hojas, uno de cuyos extremos coge el monstruo con sus brazos foliáceos para llevarle a la boca.

En el aditamento poligonal de su extremo, cobijada por un doselete formado por un arco decorado con querubines que apoya en pilastras a las que van adosados balaustres, va una imagen de la Virgen al pie del Calvario, que es una figurita fundida y cincelada sin gran esmero.

También aquí falta el cogollo del extremo y parte de la crestería (actualmente restaurado).

 

Anverso, brazo izquierdo

El brazo izquierdo está decorado con otro motivo de grutescos formado por una figura de joven con casco en cuyo frente se perfila una carátula, dobla el extremo inferior de su cuerpo que está formado por hojas que vienen a terminar en una cabeza de viejo barbudo; con ambas manos levanta una especie de casco.

En el cuerpo poligonal adosado al lóbulo, bajo un doselete idéntico al del brazo derecho, va la imagen, bastante tosca, de San Jerónimo.

 

Anverso, brazo inferior

El brazo inferior está también decorado con grutescos cuya composición se dispone sobre un eje central; están integrados por dragones atados, monstruos de brazos foliáceos y cuerpos terminados en colas escamosas, hojas, etc., y coronando la composición, una figurilla de amorcillo. El cuerpo poligonal de este brazo, análogo a los ya descritos, cobija la figurita de un Santo Obispo. Sus lados están decorados con cogollos y en el extremo inferior empieza el vástago que sujeta la cruz sobre el castillete.

 

Anverso, centro de la cruz

En el punto de intersección de los brazos hay una placa cuadrada sobrepuesta que oculta parte de la decoración de los brazos en su arranque, adornada con molduras sencillas y cuatro remates en sus ángulos análogos a los de los brazos. Esta placa se decora en el interior con una láurea que enmarca un disco de gallones los cuales arrancan de un botón central decorado con hojas. Las enjutas que quedan entre la láurea y el marco de la placa se decoran con hojas carnosas.

Este cuadro sirve, en parte, de fondo a la figura de Cristo, nimbado, tiene una cabeza muy expresiva y el cuerpo está cincelado con valentía. La figura es de plata en su color con los paños, cabellos y nimbo dorados.

 

Autor, fecha y renovación

En el vástago de la cruz aparece el punzón del autor, Iván Franci. Este artista pertenecía a un linaje de plateros de Alcalá de Henares, los Faraces, sobradamente documentados y de los que presentamos un bosquejo biográfico, sobre todo centrado en el propio Iván Franci. La fecha de elaboración de la cruz -1546- aparece cincelada entre los grutescos del brazo superior. En el vástago también aparece la inscripción, de la que ya hemos hablado, referida a la restauración acometida en el año 1692.

FUENTE: LA MURALLA