La Navidad ya está aquí y eso significa encuentros con amigos, familiares y
reuniones en casa. Querer quedar bien como anfitriones y sorprender a los invitados es una realidad que normalmente conlleva a más de una comedura de cabeza. Para empezar con un aperitivo antes de la cena o la comida, y quedar bien ante las visitas, ¿por qué no empezar con un vermut?

Es un vino fortificado macerado en hierbas, raíces, flores o frutas entre otras variedades y compuesto por vino blanco, ajenjo y otras sustancias amargas. Se puede maridar con conservas, encurtidos variados, o lo que queramos, por lo que es ideal para servir en este tipo de ocasiones. Por eso, desde La Hora del Vermut (Plaza de San Miguel, s/n puestos 22-25 y C/ Fernán González 48) te dan la fórmula perfecta para quedar como un auténtico experto vermutero elaborando el tuyo propio.

Pero ¡Ojo! su maceración tiene que “esperar” al menos un mes para que esté listo.
-INGREDIENTES-
• 1 L de vino blanco.
• 1/2 cucharada sopera de ajenjo. Hierba que no puede faltar en ningún
vermut (esta palabra viene de la palabra wermut que en alemán
significa ajenjo). Si no queremos que el vermut sea tan amargo,
podemos reducir a 1/3 de cucharada sopera de ajenjo.
• 1/2 barrita de canela.
• Una cáscara de un limón y una de naranja.
• 1/2 cucharada de cada una de las siguientes hierbas: manzanilla,
cardamomo, cilantro, bayas de enebro, flor de saúco, genciana, estas
son algunas de ellas, pero podemos sustituirlas, añadirle o reducir
cualquiera de ellas en favor de aquellas por las que tengamos más
predilección.
• Azúcar
• Malla como la de los garbanzos
(Si queremos elaborar mayor cantidad solo tenemos que usar las mismas
proporciones)
-MODO DE PREPARACIÓN

1. Tomamos la malla e introducimos todo el contenido de las hierbas seleccionadas junto con la media rama de canela y la cáscara de un
limón y una naranja.
2. Vertemos el vino en un recipiente que no deje traspasar la luz, e introducimos la malla con todos los elementos.
3. Dejamos reposar durante aproximadamente un mes en un lugar oscuro y seco.
4. Transcurrido un mes, sacamos la malla con todas las hierbas de la vasija
de barro, caramelizamos azúcar en una sartén y lo introducimos junto
con el vino (aproximadamente 3 cucharadas de este azúcar caramelizado).
(Si queremos que tenga un toque personal podemos añadirle al vermut casero un chorro de vino de Jerez, ya sea seco o dulce.)