La receta de hoy es un strudel de champiñones y espinacas cuya combinación de ingredientes nos va a llevar por un maravilloso mundo de sabores idealmente equilibrados. Para la masa de hojaldre tenemos la opción de comprarla ya hecha y de hacerla en casa. Como siempre lo digo, las dos opciones son buenas y dependerán de tu disponibilidad.

INGREDIENTES:

Para 4 personas

* Hojaldre lámina 1

* Espinaca fresca 200 g

* Champiñones 250 g

* Maíz en grano 100 g

* Queso emmental 50 g

* Cebolla blanca 100 g

* Mostaza de Dijon 30 g

* Mantequilla 15 g

* Sal

* Pimienta negra molida

PREPARACION:

Para empezar vamos a aplanar la masa de hojaldre y darle la forma del molde que vayamos a usar. Enseguida la recubrimos con la mostaza de Dijon y el queso rallado. Pelamos los champiñones y los cortamos en cuatro. Picamos la cebolla y la freímos por unos tres minutos a fuego medio en un sartén con la mantequilla. Le agregamos los champiñones.

Enjuagamos las hojas de espinacas y las cortamos en trocitos que agregamos a los demás ingredientes del sartén. Revolvemos bien, salpimentamos al gusto. Dejamos en la lumbre unos 5 minutos. Colocamos esta preparación en la parte central de la masa de

hojaldre que doblamos para formar nuestro strudel. Batimos el huevo entero con el que pintamos la masa generosamente. Esto nos permitirá darle un bonito tono dorado a nuestro strudel. Horneamos, a 180ºC, por unos 30 minutos.

CONSEJO:

El strudel de champiñones y espinacas que hicimos hoy es una magnífica alternativa para una comida ligera llena de sabor así como para una cena. Lo puedes acompañar de una ensalada de hojas verdes, una buena copa de vino rosado bien frío y te aseguro que pasarás un buen momento.