La vitamina D es una vitamina que nuestro cuerpo suele sintetizar en la piel, cuando nos exponemos al sol y que tiene grandes funciones en nuestro cuerpo. Sin embargo, en España y muchos otros países del mundo tenemos déficit de este nutriente y más propensos somos a tener bajos niveles en invierno, cuando no nos exponemos al sol. Por eso, te mostramos siete ingredientes ricos en vitamina D para sumar a tus platos en esta temporada.

Pescados azules

La vitamina D es una vitamina soluble en grasas y como tal, se concentra en muchos alimentos que poseen grasas en su interior.

Así, dentro de los pescados, aquellos que mayor proporción de vitamina D poseen son los pescados azules y dentro de estos, destaca la presencia de este nutriente en el arenque, el jurel, salmón, sardinas y anchoas.

Lácteos

Los lácteos, tanto enteros como desnatados, y todos los ejemplares de este grupo (yogur, leche, quesos) son fuente de vitamina D que podemos consumir para alcanzar niveles adecuados en esta temporada de frío.

Hígado vacuno

El hígado de diferentes animales es una buena fuente de vitamina D siendo el más concentrado en este nutriente el hígado de origen vacuno.

Ostras

Las ostras son una gran fuente de vitamina D para nuestro organismo y son además, un marisco muy nutritivo, rico en zinc así como en hierro de origen animal.

Huevos

Los huevos, sobre todo la yema de huevo, es una buena fuente de vitamina D para nuestro cuerpo y se trata un alimento muy popular así como accesible y versátil al momento de cocinar.

Cereales enriquecidos

Son una opción para quienes no consumen alimentos de origen animal y sobre todo recomendamos los cereales integrales que son mejores fuentes de vitamina D y otros nutrientes buenos para el organismo.

Hongos y setas

Los hongos y setas que precisamente encuentran su mejor temporada de consumo en otoño también son fuente de vitamina D para cuando no nos exponemos tanto al sol.

Con hongos y setas podemos elaborar variedad de platos y son una buena opción para veganos o vegetarianos.