Hasta que la muerte nos separe… es una frase que se está echando al olvido a la vista de las numerosas rupturas de parejas y divorcios que tienen lugar cada año en nuestro país, una cifra que además no deja de aumentar, en el último año ha subido un 1 % lo que significa que se han superad las 103.000 rupturas matrimoniales, dejando a España en el 5º puesto con más divorcios en la comunidad europea.

Pero ¿cuáles son las causas para que se rompan parejas que se quieren?  Vamos a ofrecer a continuación una serie de factores que se llegan a dar para que los matrimonios, incluso los mejor avenidos, tomen la decisión de terminar la relación.

La empatía

Esta parece ser la clave del éxito de las parejas o, en su defecto, si se carece de ella, del fracaso que lleva a la ruptura. La empatía es lo que se conoce popularmente como ponerse en la piel del otro, y es una de las competencias más básicas dentro de la inteligencia emocional que resulta clave a la hora de mantener relaciones interpersonales sanas, ya sean de tipo romántico o de pareja, familiar, social o laboral.

La psicóloga y directora de ISEP Madrid, María Beatriz Pereira, nos aclara que la empatía realmente no es solo ponerse en la piel del otro, pues eso supondría hacerlo desde nuestra perspectiva y actuar o aconsejar según lo que nosotros creyésemos conveniente en su situación. La empatía en cambio es un concepto mucho más complejo que implica escuchar al otro activamente, comprenderle sin juzgarle ni subestimar o ilegitimar sus opiniones o sus sentimientos, y lleva intrínseco el mostrar apoyo si fuera necesario.

Para ser empático realmente, hay que dejar de imponer nuestras propias creencias y pensamientos y tener una visión mucho más abierta de la realidad.

Esta habilidad realmente es necesaria para establecer cualquier tipo de relación con otras personas, pero se vuelve realmente imprescindible cuando hablamos de las parejas. Cuando falta en uno de los dos componentes de la pareja o en ambos, aparecen los reproches y las discusiones que pueden acabar en ruptura. Este es un buen momento para pedir ayuda.

¿Sabes cuándo debes acudir a terapia de pareja?, justo en el momento en que dejáis de entenderos, en que pasan los días esperando a que se produzca un cambio que no llega, cuando os sentís solos, aunque estéis juntos… en Psicomaster encontrarás expertos en terapia de pareja y a los mejores psicólogos de Madrid que sin duda os ayudarán a superar estos y otros problemas antes de que la única salida sea romper con la persona que amamos.

¿Es posible desarrollar la empatía?

Todas la habilidades sociales y emocionales pueden ser entrenadas y desarrolladas, siempre que hay disposición de colaboración y la persona quiera mejorar. En este contexto son muy útiles las terapias de pareja, pues ambos componentes son asesorados por una persona externa que busca encontrar ese nexo de unión, lo que les une y no lo que les separa, y que desarrollen ambos su capacidad de empatía para entender mejor las necesidades del otro, y suplir las carencias cuando sea posible.

Las rupturas a veces son inevitables

En ocasiones, las rupturas no son evitables, ni, aunque haya voluntad, ni, aunque se acuda a terapia, ni, aunque aún sientan afecto mútuo, a veces la única forma de seguir adelante y de no hacerse más daño es tomando caminos separados, aunque duela en ese momento, aunque sea difícil de aceptar.

Si te encuentras mal en este momento de tu vida por una separación reciente, o no tan reciente, si quieres saber como superar una ruptura amorosa, aquí te dejamos este enlace que te lleva al libro que te enseña como superar una ruptura amorosa recuperando tu fuerza interior. Un libro pensado especialmente para que las mujeres quieran y puedan superar a su ex, y consigan recuperar la autoestima dejando a un lado el sentimiento de culpabilidad, pues 14 de cada 15 mujeres piensan que ellas son las responsables de la ruptura y esa es una gran carga que portar sobre sus hombros.

El tiempo no siempre todo lo cura, y es que hay mujeres que se llevan años ancladas en su pasado, atormentadas por una relación que simplemente no funcionó, y negando por esta actitud la posibilidad de volver a ser felices.

Otras mujeres viven auténticas tragedias con sus parejas, no son felices y cada día se levantan apáticas esperando que no pase nada, simplemente por no verse solas. Es algo que suele ocurrirles, sobre todo, a mujeres de cierta edad, que hace tiempo que renunciaron a la felicidad temiéndole a la soledad.

Hoy en día las rupturas son habituales y no son ningún estigma social, así que lo que nos queda es aceptarlo como algo natural, que, si una relación no nos hace feliz, sobre todo cuando es tóxica, lo mejor y más inteligente es apartarse, y por este motivo nadie va a señalarnos con el dedo, antes al contrario, solo basta mirar para ver a mucha gente que se encentra en tu misma situación, intentando empezar desde cero.