INGREDIENTES:

· Carrilleras de ternera 800 g

· Cerezas 300 g

· Vino blanco dulce 300 ml

· Caldo de carne 300 ml

· Diente de ajo 2

· Cebolla 200 g

· Zanahoria 100 g

· Calabacín 100 g

· Aceite de oliva suave

· Sal

· Pimienta negra molida

PREPARACION:

Para la elaboración de las carrilleras he utilizado una olla a presión, de principio a fin. El tiempo de cocción se ve reducido tremendamente. Los tiempos que indico en esta entrada son los que necesita mi olla, que tiene ya sus años. Si vuestra olla a presión es de las modernas, entonces tendréis que ajustarlos y, muy posiblemente, reducirlos.

Comenzamos limpiando bien las carrilleras y retirando los restos de grasa que pudieran tener, con ayuda de un cuchillo bien afilado y un poco de paciencia. Hecho esto, las salpimentamos y las marcamos en aceite bien caliente, en la olla a presión. Sólo queremos que se sellen por el exterior, de modo que con un minuto por cada lado será suficiente. Retiramos y reservamos.

Preparamos las verduras y las cerezas. Pelamos y picamos los dientes de ajo. Hacemos lo mismo con la cebolla. Pelamos la zanahoria, la lavamos y la cortamos en pequeños trozos. Lavamos y cortamos el calabacín, en dados. Y, por último, retiramos los rabitos de las cerezas y las deshuesamos. Reservamos cada uno de estos ingredientes por separado.

En la misma olla calentamos un poco de aceite de oliva y pochamos el ajo, la cebolla y la zanahoria, 10 minutos a fuego suave. Agregamos el calabacín, removemos para mezclar bien, y pochamos de nuevo durante otros 10 minutos. Por último, incorporamos las cerezas, el vino, el caldo y las carrilleras. Cerramos la olla y colocamos la válvula en la posición número dos. Cocemos durante 20 minutos, contando desde el momento en que el vapor comience a salir.

Transcurrido el tiempo de cocción, retiramos la olla del fuego y dejamos que salga el vapor antes de abrir. Retiramos las carrilleras, limpiándolas de restos de verduras o cerezas, y las reservamos. Si lo deseamos, trituramos la salsa y la pasamos por un colador. Probamos el punto y salpimentamos al gusto.

Cortamos las carrilleras en lonchas. Esta operación la realizaremos mejor en frío y con un cuchillo muy afilado, de lo contrario se nos desmenuzarán en las manos. Troceamos unas cerezas con las que decorar las carrilleras al tiempo que las regamos con la salsa de cerezas. Servimos calientes con la guarnición de nuestro gusto.