Un total de 53 personas han pasado ya por la Escuela de Pacientes, Cuidadores y Familiares del Hospital Universitario de La Princesa, en una experiencia que comenzó el pasado mes de febrero y que, hasta el momento, se ha materializado en la realización de seis talleres, dos para pacientes y cuatro para cuidadores.

La Escuela de Pacientes, Cuidadores y Familiares del Hospital Universitario de La Princesa es uno de los principales proyectos de Humanización del centro, que ofrece talleres para los pacientes, pero también para los cuidadores o familiares, ya que estos últimos son una parte fundamental y activa en la recuperación del paciente. Los dos talleres orientados a los pacientes que se han realizado hasta el momento se desarrollaron en el servicio de Cirugía General y Digestivo para personas que tenían programada una intervención quirúrgica próxima.

En estas sesiones, de cuatro horas de duración, los diferentes profesionales que intervienen en el proceso -cirujanos, anestesistas, personal de enfermería, fisioterapeutas, y trabajadores sociales- explicaron las fases de la intervención, los diferentes pasos a seguir, las características de las unidades donde ingresan los pacientes, los cuidados necesarios para una pronta recuperación o los recursos tanto intra como extrahospitalarios disponibles en caso de necesidad. Los talleres incluyeron también una visita guiada al área quirúrgica.

Todo ello con el objetivo de disminuir la angustia y ansiedad que supone una intervención, y, además, ofertar a los pacientes la posibilidad de mantener un diálogo directo con los profesionales en un entorno de confianza donde resolver todas las dudas al respecto.

Los cuatro talleres para cuidadores y familiares se desarrollaron en los servicios de Medicina Interna y Neurología, y contaron con la participación de cuidadores y familiares de pacientes ingresados que iban a ser dados de alta de manera inminente. 

Estos talleres, de ocho horas de duración, pretendían enseñar nociones básicas sobre movilización de pacientes encamados o con poca movilidad, pautas de higiene en domicilio, conocimiento y manejo básico de aparataje como sondas u oxígeno y preparación de alimentos apetitosos dentro de las limitaciones de cada paciente. Para ello, se enseñó a utilizar diferentes texturas y colorantes alimentarios y se facilitaron útiles consejos en torno a la alimentación.