Ingredientes

Para 2 personas

· Huevos 2

· Patata 1

· Jamón ibérico

· Cebollino para decorar

Cómo hacer huevos a baja temperatura con patatas fritas y jamón

Dificultad: Media

· Tiempo total 40 m

· Cocción 40 m

Como la clara del huevo empieza a coagular a menos temperatura que la yema, si calculamos bien, podemos conseguir unos huevos con la clara cuajada como si fuera un flan y con la yema en su punto. Para ello vamos a intentar cocer loa huevos hasta que estén a 62-63º aproximadamente.

Primer método, si tenéis una Thermomix: Ponemos a cocer los huevos a 60º durante 60 minutos. Si medimos con un termómetro de precisión, tendremos el agua a una temperatura real de 62º. Para hacerlos, llenamos con agua el vaso del Thermomix en cantidad suficiente para cubrir los huevos que vamos a cocinar en el cestillo. Programamos a 60º, 10 minutos, velocidad 2 hasta que el agua se caliente, entonces metemos los huevos y repetimos programación pero para una hora.

Segundo método con una cacerola normal y un termómetro. Ponemos agua en un cazo y cuando el agua esté a 65º metemos los huevos y bajamos el fuego al mínimo, lo justo para mantener la temperatura. Si sube a 66º, retiraremos la cazuela del fuego unos segundos hasta que vuelva a estar a 65º y volveremos a ponerla al fuego. Tendremos que estar así durante 40 minutos

Con cualquiera de los dos métodos, obtendremos unos deliciosos huevos cremosos cocidos a baja temperatura. Para completar la receta, freímos unas patatas cortadas en gajos gruesos, y las colocamos en el plato donde vayamos a servir los huevos. Sobre las patatas, disponemos unas lonchas de jamón cortado muy fino y dejamos el hueco para colocar los huevos cocinados a baja temperatura.

Yo suelo cascarlos y pelarlos en otro recipiente, --por si acaso--, y después, con una cuchara traslado los huevos al centro del plato. Ya en su sitio, damos un corte con un cuchillo afilado o unas tijeras para comprobar que la yema está perfecta, líquida y apetecible y espolvoreamos con un poco de cebollino.