La pizza es un recurso ideal cuando nos enfrentamos a muchos comensales; sólo hay que aumentar las cantidades de los ingredientes, si es necesario. Además, es un bocado apreciado por casi todo el mundo. Y la receta ideal para dar uso a la mozzarella, un queso especial para añadir a cualquier plato de pasta

Ingredientes:

50 g de mantequilla 100 g de cebolla 1 diente de ajo, picadito 200 g de berenjena en dados 225 g de tomates, en rodajas finas Una cucharadita de sal Pimienta recién molida 2 bases de pizza (agua, harina y sal) 175 g de mozzarella

Preparación:

1. En una sartén, derretir la mantequilla y sofreír la cebolla medio minuto aproximadamente.

2. Agregar la berenjena y el tomate al sofrito. Rehogar esta mezcla a fuego lento y con tapa durante unos 4 minutos. Sazonar con sal y pimienta.

3. Colocar las bases de pizza en una placa de horno con papel vegetal. Repartir la mezcla de berenjena por encima de las bases.

4. Esparcir mozzarella rallada y cocer en la posición central del horno.

5. Cuando la pizza esté dorada, sacar del horno y dejamos reposar medio minuto sobre un papel de aluminio. Cortar en porciones regulares y emplatarlas inmediatamente.